Dinnete, la pizza alemana de patata

Acabo de leer una conversación en Twitter que lanzaba a la grada la siguiente reflexión:  ¿Cuál es la cosa más sobrevalorada del mundo? Me quedé en blanco por unos segundos y no por falta de ideas sino por la osadía de ese "más" que es quien complica la respuesta. Elegir una entre tantas se hace complejo. Eché un ojo a las respuesta por puro desinterés -sí, digo bien- y me encontré con un aluvión de cosas algunas dichas desde lo más sentido, otras con una intencionalidad que se huele a la legua pretendiendo forzadamente ser graciosas, chisposas o ingeniosas y otras tantas, certeras y canallas que me han dejado divagando entre neurona y neurona con un ronroneo extraño, de esos que uno prefiere no tener cuando está de tareas hasta las cejas.

Las palabras sin hechos.
La inmediatez.
Cosas que se sobrevaloran por su escasez.
Decir lo que piensas.

Dejo estas respuestas servidas para mejor ocasión que hoy me hace engorro enredar mi pobre médula en reflexiones que si bien son importantes, ahora mismo se me antojan inoportunas. Ahí quedan para mejor ocasión. Ahora, como te imaginarás, el gato se lo lleva al agua la comida: las torrijas, la paella, las hamburguesas, la pizza, las croquetas (varias veces y eso duele), el roscón de reyes, el shusi, los percebes, el cachopo y hasta el gazpacho... aquí desde luego me sale a flote mi pundonor de guisandera al escuchar tanta infamia. ¡Madre mía! qué panda de paladares desarraigados. A esa deshonra de papilas gustativas que desprecian las torrijas les iba yo a dar rollo kármico y desde luego, por mi parte les deseo una larga vida donde no vuelvan jamás a catar ni una.

En cualquier caso, a los que piensan que la pizza está sobrevalorada -cosa que a groso modo comparto- les invitaba yo de buena gana, a probar un Dinnete o pizza alemana -del sur para más señas- que tiene un sabor realmente especial y contundente. Un Dinette, una pequeña ensalada y estás tirando millas el día entero. 


Para la masa: (salen 4 grandes)
  • 300gr. de harina de espelta 
  • 200gr. de harina de trigo integral
  • 1 sobre de levadura seca panadera
  • 1/2 cdta. de sal
  • 320ml de agua templada

Para cubrir:
  • 1/2 docena de patatas pequeñas (cocidas y peladas)
  • 125ml. de Sauerrahm (sustituir por nata líquida)
  • 1 cebolleta con tallo
  • 150gr. de jamón o bacon ahumando
  • 150gr. de queso de montaña (Bergkäse) o enmental
  • Sal, pimienta y  nuez moscada

Preparación:
  1. Mezcla los ingredientes para la masa, los amasas hasta que estén bien integrados y los pones a levar una hora en un bol cerrado y en un lugar templado (al sol por ejemplo). 
  2. Machaca las patatas y haces una masa mezclando con el Sauerrahm o la nata líquida hasta que veas que tiene una textura como de puré. Sal pimienta y reserva,
  3. Precalienta el horno a 210ºC.
  4. Prepara el resto de ingredientes cortándolos en trocitos menudos.
  5. Pon la masa sobre la mesa enharinada y la repartes en cuatro porciones. Haz una bola con cada una de ellas, y vas extendiéndolas de dos en dos sobre una placa de hornear cubierta con papel. Pones sobre ellas una capa de la masa de patata, luego la cebolleta, el queso y por último el jamón. Hornea hasta que esté la masa doradita.

Si te ha gustado, comparte:

7 comentarios

  1. hola Maiteeeeee :),
    pero cómo alguien puede decir eso de las torrijas o de las croquetas???? paladares descarriados y mentes enajenadas, eso no se dice. Caca.
    En cuanto a la receta, una pasada, me ha encantado leerla pues nunca lo he probado en la vida, pero ya la he anotado para hacerla esta semana, no me la pierdo y con esa base tan finita me encanta. Un beso muy gordo.

    ResponderEliminar
  2. A mi no se me ocurre nada ahora que esté sobrevalorado, más aún cuando he visto esa especie de pizza con la que me pondría morada. Que aspecto madre mia!!
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Qué poca vergüenza!!!! Vivan las torrijas.... Me ha llamado mucho la atención esta receta... Creo que la voy a poner en práctica. Mil besos guisandera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho: no hay vergüenza y algunos ni disimulan. Ahora, a esos los espero yo de jarras en semana santa ;-P Besazos Charrita

      Eliminar
  4. Jajajaja que gracioso esto de las comidas sobrevaluadas. Es que somos todos tan distintos. Venimos de culturas distintas, con costumbres distintas, paladares distintos accesos a algunos alimentos y a otros no. Sin ir más lejos, por ejemplo esta pizza que se ve deliciosa sería complicado hacerla por acá , tienen productos que de conseguirlos salen un dineral. Desde ya que acepto una adaptación a lo argentino, pero no creo que tenga el mismo sabor. Tendría que darme una vueltita por allá y probarla. Serán los años que traen las añoranzas...siempre pensando en volver. Una abrazote!!

    ResponderEliminar

 
Copyright © Hierbas y especias. Diseñado con por Las Cosas de Maite