Choco muesli choco cookies

Resumiendo (já, mal comienzo) y a groso modo me gustaría insistir en las tres finalidades de este blog: la primera, la obvia, la más visible y motor que rueda alrededor de nuestros jugos gástricos: las recetas. Poco puedo añadir salvo disculparme porque es cierto que muchas cosas deliciosas con las que he mimado a mis comensales de pantalla para dentro, se han quedado sin foto y por ende, sin oportunidad de lucir en el blog como se merecen. Cosas del directo porque desde hace muchos años ya no hago sesión de fotos antes de comer dejando a mis chicos salivando y sufriendo como alimañitas hambrientas mientras yo me pongo de los nervios con las prisas y con el come-come del "Ay que se enfría". Con muy buen criterio, opté hace siglos por priorizar a mi pandilla porque al fin y al cabo, la audiencia puede siempre esperar.

La segunda, vino un poco a reglón seguido. Me habían detectado un alien durmiente en mi médula ósea. Hoy ya se sabe mucho de estos estados preactivos pero cuando me tocó estaban en braguitas. No se sabía nada de su evolución salvo que no había nada más que hacer salvo vigilancia. Duro de encajar cuando tienes un bebé de meses y ves que pierdes la salud poco a poco con rotillos que aisladamente no son alarmantes pero que trastocaron mi vida radicalmente. Con el tiempo, he sido consciente de mi suerte ya que aquí sigo, con mis rotos y descosidos pero entera más allá de haber perdido un útero traidor. Pero como decía, al principio la ansiedad me devoraba cada vez que miraba a mi bebote, sin saber que iba a ser de él si yo faltaba o que recuerdos llegaría a tener sobre mí. Dejar muestra de nuestro día a día, de las batallitas del kindergarden, del cole, de todo nuestro mundo filialmaterno. Y de paso, dejarle al mayor mi legado, mucho sobre mis pensamientos y de como entiendo la vida y las terribles cosas que están azotando al mundo. Este blog es un faro que focaliza mi vida y la proyecta lanzando millones de partículas sobre mis pensamientos, dolores, amores y compromisos. Muchas cosas se guardan aquí.
Y la tercera: pues a estas alturas de post, se me ha ido el santo al cielo. Algo sobre los acontecimientos sociales y políticos que también se han ido quedando reflejados a lo largo de los años: cuando juaritos se moría de frío o la gente aquí en Austria salía a socorrer con agua y comida a los refugiados que caminaban por los arcenes de las carreteras, cuando estalló la crisis y... en fin, tantas cosas que ahí quedan, y aunque ya estamos demasiado saturados de desmanes políticos, de comportamientos asociales e inhumanos, de injusticias, digo, aunque ya estamos hasta el gorro hay que seguir mirando al mundo tal y como está, por mucho que duela. Seguiré o volveré a contar sobre lo que le duele al mundo sin olvidarme del humor que también falta nos hace y no todo pueden ser penas.

PD: como ves, yo sigo haciendo autoterapía; mi blog y yo, o sin mi blog no soy nada, o bloguea como puedas... todo vale con tal de superar esas diferencias que han hecho que nos alejáramos el uno de la otra :-)  


Ingredientes:
  • 100gr. de harina
  • 2 cdas. de cacao puro
  • 80gr. de azúcar (mitad blanquilla, mitad morena)
  • 100gr. de mantequilla en pomada
  • 1cda. de sirope de arce
  • vainilla
  • una pizca de sal
  • 1/ cdta. de polvos de hornear
  • 1 huevo semi batido
  • 125gr. de muesli de chocolate
  • 50gr. de trozos de chocolate

Preparación:
  1. Mezcla todos los ingredientes (menos el muesli y las pepitas de chocolate) con ayuda de unas varillas eléctricas o en la procesadora de alimentos. Una vez que tengas la masa, mezcla el resto.
  2. Precalienta el horno a 180ºC. Mientras mantén la masa en el frigo.
  3. En una placa de horno y sobre papel de hornear, ve colocando montoncitos de masa con ayuda de una cuchara de postre. Salen 2 bandejas de 9 galletas. Hornea unos 10-15 minutos (depende de cada horno)

Si te ha gustado, comparte:

4 comentarios

  1. Aparte de todo lo que has dicho nos recuerdas muchas cosas a los que te leemos, bueno a mí al menos...A mí también se me ha olvidado todo lo que te iba a decir. ¿Qué tal estas querida?...a ver si sacamos un hueco....a lo mejor la semana que viene.
    Ah, y yo tampoco les saco a mi gente foto antes de comer....¡me fríen!, jajaja...los Austriacos deben ser mas educados...a mí me gritaban...así que se acabó...
    Besos mil
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja! te creo, sí es verdad que no gritan pero abren expediente :-P un besazo

      Eliminar
  2. Le encuentras bastante utilidad a tu blog, el mio no fue creado con esos ideales, ni siquiera la idea era mía, sino de mis hijos, artífices de este espacio. Hoy le dedico mucho tiempo, a veces creo que demasiado, pero me gusta hacerlo. También comentar en los vuestros y conseguir que esa amistad virtual, que tanto me ha sorprendido siempre, se convierta en sincera a través de la escritura, no hay otra forma. Haciendo honor a esa sinceridad te diré que tus galletas son las que me gustan, por lo ricas, lo sencillas y ese toque rústico de colocar montoncitos sobre un papel vegetal porque no domino bien el rodillo para que me salgan todas iguales y bonitas. Vendrian geniales ahora para acompañar un café.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es verdad, esa es la cuarta razón que no he includido y eso que son muchas las amistades que se han hecho solidas a lo largo de estos años y es una verdadera gozada. Siento como tú y ojalá tuviera más tiempo para pasar más a menudo a saludar y charlar pero no se que hago con mi tiempo últimamente. Me come ;-P un besazo

      Eliminar

 
Copyright © Hierbas y especias. Diseñado con por Las Cosas de Maite