Roscos de naranja y ron

estúpido, da
Del lat. stupĭdus.
1. adj. Necio, falto de inteligencia. U. t. c. s.
2. adj. Dicho de una cosa: Propia de un estúpido.
3. adj. estupefacto.

“Lo único capaz de consolar a un hombre por las estupideces que hace, es el orgullo que le proporciona hacerlas.” Oscar Wilde

"Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro." Albert Einstein

“Debe valorarse la opinión de los estúpidos: están en mayoría.”  León Tolstói

“La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.” Voltaire

"El hombre más irremediablemente estúpido es aquel que ignora su sabiduría."Isaac Asimov

"La estupidez insiste siempre." Albert Camus

"La crueldad, como la estupidez, cuanto más adornadas son más detestables." Pío Baroja
Y mientras siga muda, sin palabras que compartir, seguiré tirando de letras prestadas, robadas u olvidadas susceptibles de ser copiadas y pegadas por la rosca. Estas son de naranja, con harina de espelta, un poco de ron y bastantes huevos para conseguir una miga blandita y esponjosa. La masa es bastante húmeda por lo cual se deforman un poco a su antojo pero merece la pena el sacrificio.


Ingredientes:
  • 450gr. de harina de espelta (más la que necesites para trabajar los roscos)
  • 50gr. de maizena
  • 80gr. de azúcar (puedes poner un poco más)
  • una pizca de sal
  • algo de vainilla
  • 2 cdtas. de polvos de hornear
  • 3 huevos
  • 1/3 de vaso de ron
  • 1/3 de vaso de zumo y ralladura de naranja
  • 1/3 de vaso de aceite suave


Nota: el vaso de referencia es de 200ml.

Preparación:
  1. Pon todos los ingredientes en un bol y amasa con ayuda de unas varillas eléctricas si así te es más cómodo. Si vas a amasar a mano ayúdate de una espátula. La masa tiene que quedar algo pegajosa porque al reposar se pondrá más dura al desarrollarse las harinas. Deja que repose por lo menos 1/2 hora.
  2. Pasa la masa a la encimera enharinada, extiende con el rodillo y corta círculos con el borde de un vaso o un cortagalletas. Para recortar el centro vale desde un tapón de botella o como yo, con el extrae corazones de las manzanas. Para agrandar el hueco, haz girar la rosquilla con el palo de una cucharada de madera (mira la imagen)
  3. Pon a calentar el aceite y cuando esté lo bajas a fuego medio para evitar que las rosquillas se tuesten por fuera quedando crudas por dentro. Las fríes por ambos lados y las dejas sobre papel absorbente para retirar el exceso de aceite. Las pasas por el rebozado aún calientes. 

10 comentarios. ¿te animas?:

  1. ¿Y quién no se quedaría sin palabras con estos roscos? Si cada una de las que pronunciamos significa un bocado menos, ya hablaremos después. Aquí sobran las palabras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Babeando estoy después de ver estas rosquillas , ya tengo la receta guardada pues aunque no lo creas, no tengo ningunas en el blog . Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que las disfrutáis:-) un besazo Catina y otro para Juan

      Eliminar
  3. ¿Se puede hablar con la boca llena? :)
    Espero que encuentres tus palabras pronto, que echo de menos leerte con calma mientras sale el sol, con mi taza de café en la mano, mientras el mundo despierta poco a poco. Aunque te imagino preparando cosas tan ricas como estos roscos y la imagen me reconforta mucho ^_^. Espero que toda la familia esté bien, y que podáis disfrutar de una buena Ostern ;).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Liliana, somos tan frikis que hemos hecho del comer con la boca llena una ciencia:-) En casa todos genial. Gü muy contento, sigue trabajando en la Uni, los chicos con sus cosas y yo con las mías. Pero ahora soy yo la que lleva un ritmo más lento y pausado. Si así tiene que ser, que sea. Un besazo muy grande

      PD: Y sí, verdad que la capacidad empática de imaginarnos cocinado nos reconforta de maravilla? esa es la verdadera ecuación del que comparte. Necesita un alma espejo que entienda el placer de estar en ello:-) otro besazo

      Eliminar
  4. Yo necesito que lleven anís, pero en semilla, me vuelven muy loca. Lo de la estupidez, como diría una profesora que tenía: corramos un estúpedo velo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, en cada casa sus propias roscas :-) feliz semana santa guapa!

      Eliminar
  5. ¡Hola corazón!..aquí, intentando volver poco a poco...cuando pase Semana Santa nos conectamos y te enseño mi nueva casa...así virtualmente. Entre lo de mi madre, su casa, mi casa y que mi cámara de fotos no aparece....me está retrasando la vuelta, pero ahí la tengo en mente.
    Vaya rosquillas tan buenas...pues cuando estaba leyendo tus citas y versiones de estupidas/os..pensaba que hablabas de cualquiera de nuestros políticos.
    Jaja...besos
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  6. Hola May, un placer leerte, aunque sea en una receta, pero menuda receta!!! Yo cada año por estas fechas hago los roscos fritos de mi madre pero son con anís... estos tuyo con ron y naranja me llaman mucho la atención, me gustaría probarlos a ver si me animo y los preparo. Y tú tómate el tiempo que quieras para contarnos tus cosas yo por lo menos te estaré esperando, un besazo fuerte.

    ResponderEliminar