Revuelto de albóndiga de pan o Semmelknödel mit Ei

Imagina que estás en Austria -en los Alpes por ejemplo buscado a Heidi- y vas y te pierdes. Te metes en un bosque donde ni caperucita asoma la cesta. Y a la que sales a un claro te encuentras con una cabaña como la del abuelo pero con una insignia de la cerveza local en la puerta. Estás ante un bar de granjero a la austriaca. Allí, además de cerveza y zumos caseros, podrás comer salchichas, chucrut y Semmelknödeln. Así es revuelto, es casi obligado pedirlo puesto que ni un granjero pasa por supermercado. Los huevos, los fiambres y los lacteos son de cosecha propia. Un plato sencillo pero que a día de hoy es casi un milagrosa su existencia. Aprovéchala!

Si a tu regreso al mundanal ruido, echas de menos el revuelto del granjero puedes liarte la manta a la cabeza y ponerte tú mismo manos a la obra. Pero tendrás que hacerte tu mismo la pelota, porque sin albóndigas de pan no nada que hacer. Las puedes hacer de 2 maneras: La tradicional (receta aquí) o la versión "no tengo ni idea de como se hacen" que van envueltas al cocerlas y se evita desparramamientos indeseados (receta aquí).


Ingredientes:
  • Hacer las pelotas de pan como mejor gustes (receta aquí) o (receta aquí)
  • 1 huevo por comensal
  • 2 cebolletas hermosas o 1 cebolla tierna
  • unos dados de bacon, jamón ahumado o salchicha seca
  • un poco de mantequilla
  • unas gotas de aceite
  • perejil, cebollino, eneldo... lo que sea pero fresco

Preparación:
  1. Para preparar las albóndigas de pan, tienes que pasarte por esta receta . Verás que yo no las hago redondas, sino la versión alargada en forma de tubo ya que es más sencillo y rápido de hacer. Para hacer las redondas y que no se te desmoronen en el agua hay que ser experta peloteadora, cosa que yo aún no lo soy así que las hago a lo seguro. Las suelo preparar con antelación y las conservo en el papel de aluminio dentro de la nevera. Voy sacando a medida que uso las piezas.
  2. Coge una pieza, córtala en rodajas como de 1,5 cm y las partes por la mitad. En una sartén grande pon a derretir un poquito de mantequilla y gratina ligeramente las cebolletas picadas fino y los taquitos de bacon o jamón. Añade los trozos de albóndiga y gratina otro poco. Bate ligeramente los huevos y añádelos junto con unas gotas de aceite para que quede el huevo suelo y jugoso. Retira del fuego, aromatiza el plato con unas hierbas frescas y sirve rápido:-)

0 comentarios. ¿te animas?:

Publicar un comentario