Panzanella o ensalada de tomate y pan

Erase una vez una huerta, ni grande ni chica, ni flamboyante ni esmirriá. De puro normal no merecería ni estas palabras a no ser por el detalle que la susodicha es mía. No todos los años funciona bien. A veces unas cosas tiran y otras no. Otras -las más- el gato del vecino nos descuajaringa el tinglado y este año las víctimas han sido las cebollas que no me preguntes el porqué pero al muy canalla le ha dado por tumbarse al sol encima de las pobres.

Tan así suelen ir las cosas, que este año no tenía ganas de nada. O de casi nada. La primavera llegó tarde y en pleno mes de mayo hubo un par de heladas que dejaron los plantones esqueléticos. Dejé uno de los bancales sin plantar de pura desgana. 
Todo apuntaba que el desastre iba a ser total. Junio llegó lluvioso y nos trajo una colonia de babosas que se zamparon los colirábanos y hasta una mata de pimientos. Los pepinos parecía que no tiraban y salvo las calabazas que se adelantaron una barbaridad, parecía que este año nos iba a tocar comernos los mocos.

Pero llegó el calor y ya no se marchó. La recompensa ha sido una cosecha de tomates maravillosa, de pepinos carnosos a rabiar, de moras, grosellas y albaricoques para dar y tomar. Dicen que a partir del domingo se acabó el verano de los treinta grados, que las cosas volverán a su normalidad y por ende, las noches comenzarán a ser frescas. A mí con que me de tiempo a madurar los tomates y que recojamos las ciruelas antes de irnos de vacaciones, el resto me da un poco igual. Que nos quiten lo baila'o.

Esta ensalada la tenía pendiente de hacer. Günter la vio y se enamoró. Por motivos que aún no alcanzo a saber, estaba dejando pasar la oportunidad que hacerla con las joyas de mi huerta y tuve que vérsela a Macu para desearla a morir. Ya sabes como somos los blogueros; de culo veo, culo quiero. Te dejo enlace a la receta que enamoró al Gü y la de Macu para que veáis que resultona es la tipa.


Ingredientes:

  • Unos tomates para ensalada
  • Unas rebanadas de pan cateo y de la víspera
  • 1 cebolla
  • queso mozzarella
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva
  • Vinagre de vino (de Jerez)
  • Albahaca, sal y pimienta
  • Unas aceitunas por encima


Preparación:

  1. Tuesta ligeramente el pan para que le de algo de consistencia pero no en exceso que la gracia está en que el pan chupe el caldito. Córtalo en trocitos.
  2. Trocea el tomate, la cebolla y la mozzarella y lo presentas en la ensaladera junto con el pan y la albahaca picada.
  3. Prepara el aliño con el aceite, vinagre, el ajo machacado, sal y pimienta. Adereza y sirve con unas aceitunas por encima.

Si te ha gustado, comparte:

8 comentarios

  1. Ayer justo me hice algo parecido, pero sin el pan, no se me ocurrió: ¡qué gran idea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya verás que punto con el pan. Hoy la he vuelto hacer por petición popular ;-P un besazo

      Eliminar
  2. ¡Que rica Maite! Me parece un toque muy original los picatostes, mi abuela le ponia al gazpacho un picadillo y picatostes y a mi me encantaba. Estoy segura que esta ensalada maravillosa tuya me encantara. Besitos reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-) nosotros también comemos el gazpacho con picatostes! Un besazo

      Eliminar
  3. Maite, que tan enmimismada había estado que no me había pasado por aquí!!!! No me extraña que Gunter la disfrutara. Menuda pintaza. Y me encantan las fotos. Aun queda verano, a ver si nos da tiempo a repetirla unas cuantas veces.

    Un abrazo.

    M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya la hemos repetido y la voy a hacer de nuevo antes de irnos que tengo tomates para dar y tomar :-) muchas gracias por la receta y el empujón :-P

      Bsssss

      Eliminar
  4. ¡Pues maravillosa!...seguro que no la has dejado tan de lado y le has cuidado a ratitos...para dar esos tomates tan ideales
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar

 
Copyright © Hierbas y especias. Diseñado con por Las Cosas de Maite