Crema de espárragos indignada

Ayer conocí una noticia que me produjo un enjambre de repulsión infinita. Un peque de ocho años con autismo ha venido sufriendo maltrato de manos de los docentes del colegio al que asistía. Se trata de un centro de cuidado especial para niños con discapacidades diversas, así que la noticia duele doblemente porque nos gusta pensar que este tipo de instituciones están para evitar estas cosas y no generarlas. 

Paso también por alto el hecho de que en la docencia hay muy buenos profesionales que además son buenas personas que además son conscientes de la responsabilidad tan grande que tienen cuando se quedan a cargo de niños tan vulnerables. Insisto, eso a un lado porque lo cortés no quita lo valiente, sangra escuchar los audios que de forma secreta realizaron los padres. Habían colocado escondida en su ropita, una grabadora en la que se escucha sin trampa ni cartón cómo le atemorizan, amenazan y se burlan del nene todo aderezado en ese tonillo tan particular que tan malos recuerdos me trae. Esa prepotencia de saber que tienes la sartén por el mango y que repartes el bacalao... sí, el bacalao de un niño discapacitado de ocho años. Esa retórica envalentonada de tres adultos, profesionales y supuestamente vocacionales que amenazan de forma gratuita y burlesca  con  pincharle -una enfermera estaba presente- encerrarle en la habitación blanca o tirarle agua por encima.
La habitación blanca ha resultado ser una habitación de las llamadas de relajación donde cuando un crío entra en crisis se le lleva y siempre en presencia de un docente se le permite que desfogue su enfado hasta que vuelve a retomar el control. Decía que ese cuarto ha resultado ser uno de castigo donde a los niños simplemente se les encierra durante minutos u horas sin más criterio que el impuesto por las mismas que se ríen cuando amenazan entre bromas "te va a explotar la cabeza, chaval"

Y así las cosas, ante una prueba tan lamentable, el centro ha iniciado junto a la asociación de padres una campaña de desprestigio contra estos padres y otros que se han sumado a declarar contra el centro. Ha llenado la puerta del cole con pancartas asumiendo el papel de víctima en esta historia. Me sangra por supuesto el daño que durante esos tres meses estuvo sufriendo el pequeño Edu a causa de este trato vejatorio y cruel, un maltrato -por cierto- que no se ciñe a las declaraciones de unos padres que han incentivado el conflicto con los docentes; Coila, que está grabado, que lo ha admitido un juez, que la denuncia ya está en  manos de los investigadores, qué más hace falta para sentir empatía por una criatura que sufre incapacidad para relacionarse y expresarse... un niño frágil y débil que debería romper el corazón a cualquiera.

A cualquiera menos al resto de los padres no implicados, que de forma inexplicable parecen incapaces de empatizar con el abuso a un menor que, al igual que sus hijos, está también incapacitado para lidiar por sí mismo en el mundo, y parece que por ser autista y sufrir alteración en sus respuestas se merece lo que le pasa por niño malo... ¿va por ahí la cosa? ¿dentro de los discapacitados hay niños y niños? ¿nos creemos que estos nenes se merecen ese trato?

Cuanto más sé, más me horrorizo por toda la letra pequeña que arrastra el drama de Eduardo.


Ingredientes (4 raciones):
  • 500gr. de espárragos verdes
  • 1 cebolleta con tallo
  • algo de miga de pan
  • 1/2 l. de caldo de carne (solo de carne y verduras)
  • 200ml. de vino blanco
  • 2 cdas. de creme frâise o yogur
  • sal y pimienta
  • limón para aderezar al gusto


4 comentarios. ¿te animas?:

  1. Lo que hicieron esas personas es repugnante, no logro entender el sentido.
    Puede el ser humano ser tan cruel?
    Como puede ser?
    Tristes historias. Impotencia total. Asco!
    No se en que nos estamos transformando, no lo entiendo.

    Tu sopa se ve deliciosa <3

    ResponderEliminar
  2. Mai no te enfades porque por mucho que lo hagamos esto va a seguir ocurriendo. En eso tendrían que tomar cartas en el asunto los manda más, pero estos solo toman cartas si hay dinero, a estas cosas no le dan importancia. Menudos incompetentes, que horror, vamos que en que manos dejamos a nuestros niños, es horroroso. Mi hija esta dando clases a niños de 13 años y el otro día le llego uno a clase con una botella de alcohol, la verdad es que da miedo todo esto. No se como acabará todo.
    Tu crema es brutal la pinta que tiene, me encanta la crema de espárragos y todas, porque comiendo verduras no me gana nadie, me encantan...Bess

    ResponderEliminar
  3. Que el centro responda de esa manera no me parece raro porque no le queda otra, pero que la asociación de padres lo apoye es cuanto menos inconsciente, les puede pasar a los suyos igualmente y a ver quien los defiende entonces, se supone que ellos son las voz de quienes no pueden tenerla. Hay cosas que no entenderé en la vida.
    A tu crema de verduras me apunto incondicionalmente, me gustan todas y cómo no lo iba a hacer ésta con tan buen aspecto como tiene.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Como siempre publicando grandes recetas :)

    ResponderEliminar