Bizcocho de zanahoria y calabacín con coco

Tengo un conflicto descarnado con las fechas. Algunas las olvido de puro sin querer y otras me esfuerzo por que pasen desapercibidas. En este quehacer mío, juega un papel importantísimo mi condición de disléxica porque, ante la incapacidad de recordar los números desde muy jovencita, me enseñaron a asociarlos ya bien con juegos de letras, con hechos históricos, imágenes, etc. Por ejemplo, mi pin del cajero no consta de cuatro números, sino que es un dibujo lineal. Como un día me cambien los números de posición me joroban de lo lindo. Estas reglas mnemotécnicas me han sido muy útiles y si bien es cierto que explicarlas requieren de esfuerzo, cuando están dentro de la sesera se desenvuelven con desparpajo. 

También tuve que inventarme reglas para recordar los cumpleaños en casa. Mi padre era un tirillas muy delgado y cumplía el 11-S. Dos tirillas de palo. Es decir, 11 (dos palotes o dos tirillas) en el mes de la vuelta al cole (el palo gordo de cualquier niño). En el mismo mes, cumplían Juanpe y Luisfer con dos días de diferencia. Al hecho de tener que recordar las fechas había que saber quién cumplía primero y quién después. Como siempre se celebraban juntos, las confusiones eran muy frecuentes. Mi regla era después de papá últimos pares de la decena, es decir, el 18 y el 20. Hasta aquí todo bajo control, pero ¿quién es quién? He necesitado distancia para verlo claro. Al principio me decía que el pequeño primero pero esto lo he dudado durante años lo que me llevaba a felicitar a Luisfer en el de Juanpe. Un día, leyendo un comic lo vi claro: zipi y zape. El rubiales, Juanpe y el morenazo, Luisfer. Ea, ya lo tenemos.
Ahora, tantos años después de que murió Juan Pedro, es Luisfer quien cumple por los dos. Los hermanos no hemos querido homenajear a los ausentes por sus fechas de defunción. Celebramos sus cumpleaños nada más, porque al fin y al cabo para nosotros ellos siguen presentes en nuestros corazones y recuerdos. Me esfuerzo por desfigurar las fechas de los adioses aunque mi madre y mi padre -sobre todo él- nos lo han puesto harto difícil por ser fechas facilonas. Pero insisto, me obligo en celebrar la vida. 

Me quedo con que mamá se fue una madrugada calurosa de verano, lo mismo que la abuela. La hija con la salida del sol y la madre antes del amanecer. Ambas felices y llenas de recuerdos. Me quedo con que Juanpe tiró muchas millas más de la cuenta pudiendo disfrutar de una última nochebuena fantástica, donde pese a estar en las últimas, se sintió con ganas de festejar. Recuerdo darle traguitos de mi copa de cava y oigo a mi padre regañarme... y como dos chiquillos nos encogimos de hombros porque nos habían pillado en plena trastada.  Y a mi padre, cómo no, que ya nos había amenazado "El día que me muera, ya me encargaré de haceros la cusqui para que no me olvidéis". "Ay papá, te saliste con la tuya" eso pensé cuando la comitiva se quedó atrapada a las puertas del cementerio en un atascazo brutal con cientos de personas llevando flores a sus difuntos. Cuando logramos llegar todos nos reímos de la anécdota. Al final, mi hermano Jesús cerró el acto con unas palabras de recuerdo e invitó a todo el que quisiera, a reunirse con nosotros para tomarnos unas cañas en su memoria porque ese fue su deseo. Y no pude evitar añadir: Y ya habéis visto como las gasta Don Jesús, cómo para llevarle la contraria. Y volvimos a reírnos todos. Así, así lo quiso.


Ingredientes:

  • 250gr. de zanahoria y calabacín rallado (proporción a tu gusto)
  • 3 huevos
  • 120gr. de azúcar
  • 200gr. de harina
  • 50gr. de harina de coco (o coco molido en fino)
  • 125ml de leche de coco
  • 70ml. de aceite
  • Polvos de hornear
  • vainilla, canela y nuez moscada a tu gusto
  • 3 cdas. de sirope de arce para pincelar el bizcocho

Cobertura:

  • 3 cdas. de azúcar glas
  • 2 cdas. de queso crema
  • 100ml. de crema de coco (al abrir la lata, retira la crema espesa de arriba)

Preparación:

  1. Precalienta el horno a 180ºC.
  2. Ralla la zanahoria y el calabacín. Este último con la cascara (toda o parcial). Reserva.
  3. Abre la lata de leche de coco y retira unos 100ml. de la capa de crema que se condensa arriba. Reserva.
  4. En un bol, pon los huevos, azúcar, aceite, la leche de crema restande haber retirado la crema, la vainilla y las especias. Bate con la batidora eléctrica tal cual. Añade las harinas y los polvos de hornear. Bate de nuevo hasta que no queden grumos. Mezcla con las verduras y pásalo al molde engrasado.
  5. Hornea unos 40 minutos hasta que veas que está bien cuajado. Deja que enfríe.
  6. Mientras prepara la cobertura. Mezcla los 3 ingredientes hasta que no queden grumos y lo dejas enfriar en la nevera.
  7. Para montar el bizcocho, una vez frío, con ayuda de un pincel moja la superficie con el sirope de arce y cubre con la cobertura de crema y coco.

11 comentarios. ¿te animas?:

  1. Me ha encantado tu historia de hoy Maite y el bizcocho ya lo tengo en pendientes. Feliz finde 😘

    ResponderEliminar
  2. Que rico Maite, que buena pinta y que bonita historia. Besitos Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Mai que hermoso festejar a los que están y a los que se fueron pero siguen estando en nuestras historias. Feliz cumple a todos. Feliz comienzo del otoño también.
    Tu torta se ve mortalllllllll. se me hace agua la boca.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Cuantos recuerdos se tienen en la familia....eres muy buena describiendo, yo a veces (sobretodo últimamente) como que no quiero acordarme...de algunas cosas....me gusta leerte, y esa tarta con zanahoria y calabacín tiene que estar super jugosa....por no comentar la cobertura....madre
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es jugosa y deliciosa. En casa me han pedido un bis ;-) un besazo

      Eliminar
  5. Tu disléxica?? lo he entendido bien?? jolin que complicado, ya me he perdido como haces para recordar todo. Mi cuñado tiene un problema con los colores y tuvo que aprenderse los de los semáforos por su posición, por ejemplo el dice que el rojo es el marrón y así con todos jeje, todos tenemos algo, nadie se libra de nada
    El bizcocho te ha quedado impresionante, no lo he probado de las dos verduras y me ha encantado...Besitos y espero que estés mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo soy ;-) imagina lo que sufro aquí con los números que los dicen al revés: uno y veinte, cien dos y treinta.. imagina que caos :-D un besazo

      Eliminar
  6. Yo también estoy empezando a celebrar los cumpleaños de los que ya no están, es mucho más bonito y un mejor homenaje, creo yo :). La semana pasada estuvimos en una misa por la abuela de mi novio, que falleció en agosto, y aunque fue ceremonia religiosa, fue más personal, con banda de música que tocó a Mozart (no el Requiem, una pieza que le gustaba a ella), y los hijos dijeron unas palabras recordando tantas cosas buenas que dejó en toda la gente que la conoció... En fin, que celebrar la vida es lo que realmente merece la pena. Al fin y al cabo, todos nos vamos a morir, en la vida es donde dejamos nuestra huella con los demás.

    Delicioso el bizcocho, me gusta muchísimo combinar zanahoria con calabacín, o coco, o plátano, o calabaza, o piña... :)
    Ah!! Yo también utilizaba recursos parecidos para memorizar fechas y nombres, que en Historia del arte teníamos demasiadas fechas para recordar.

    Un abrazote

    ResponderEliminar