Choco-choco natillas con galletas y nueces

El Sr. Roberto ya traspasó los ochenta y lejos de amilanar su ánimo, desafía el invierno argentino sentándose a diario en la acera con una caja de cartón y papeles. Con ellos construye felicidad para los chiquillos de un parvulario cercano. Como la generosidad no tiene desvergüenza, la reparte a chicos grandes y menudos sin distinción.  Cada día construye una flota de barquitos de papel que regala a cada chinorris que le sale al paso. Los tiene también chiquitos para los más peques. Así son los barquitos, no tienen grandes aspiraciones en cuanto a su tamaño. Les basta ser construidos por manos sabias y amables. Ellos echan el resto a la ecuación.

Cada día el abuelo de los barquitos, haga bueno, malo o regular, moldea cariño por devoción a los infantes porque dice que los chicos le rejuvenecen, que la alegría y gratitud que ellos desprenden le hace refeliz. Qué hermoso es saber que el Sr. Roberto existe. Lástima que no tengamos un abuelo constructor de amor empapelado en cada esquina. El mundo funcionaría mejor, seguro. 
Hace un par de días, en una terracita, una pareja nos echaba el humo de sus cigarrillos mientras los chicos comían. Al marchar, Lucas se lamentó "¿por qué no quieren cuidar su futuro?" Y eso mismo digo yo ¿por qué? ¿por qué no somos más protectores y amables con lo que realmente importa? de las muchas cosas que hemos errado, quizás la más tremenda -aparte de lo de humar a los chiquillos que no puedo entenderlo- decía, la más tremenda es que les hemos robado los deseos. Sí, digo bien. Porque nuestros niños ya no diferencian deseo con necesidad, lo obtienen todo antes incluso de imaginarlo y estamos atrofiando sus sueños condenándoles a vivir sin metas. Y encima lo hacemos ¡tan a lo tonto! 

Qué lindo es contribuir al deseo de un niño, ya sea por tener su barquito diario o sus natillas de doble chocolate de pascuas a ramos. Los padres escondemos nuestros complejos agasajando con desmedida a los renacuajos cuando ellos aún no han perdido la capacidad de ser felices con poco cosa. Quizás es eso lo que al Sr. Roberto le ha enseñado la vida y ésta es su forma de inspirar a los adultos haciendo feliz a los peques. Ahí queda. Para pensar y saborear.

Video del abuelo barquito, aquí.


Ingredientes:
  • 200gr. galletas rústicas tipo campurrianas
  • 75gr. de nueces
  • 100gr. de trocitos de chocolate con leche
  • 1 litro de leche
  • 100gr. de chocolate para cocer
  • 2cdas. de cacao en polvo 100%
  • 2 sobres de pudding o natillas
  • 80gr. de azúcar

Para el ganaché de chocolate:
  • 1/4 de taza de leche
  • 1 taza de trozos de chocolate de cobertura
  • 1 cda. colmada de queso mascarpone o tipo philadelphia

Preparación:
  1. Pon a calentar la leche con el azúcar, el chocolate de cocer y el cacao . En  un poquito de leche que habrás reservado, disuelve las natillas. Cuando rompa a hervir, añade las natillas disueltas sin parar de mover. Separa del fuego y reserva.
  2. En un recipiente rectangular, por las galletas, las nueces y los trocitos de chocolate con leche cortado todo en trocitos. Baña con las natillas y lo ligas con cuidado para que quede bien repartido.
  3. Para hacer el ganaché, pon al baño maría la leche con el chocolate hasta que se derrita (lo puedes hacer en el microondas). Cuando haya templado, añade el queso crema y lo ligas todo junto. Viértelo por encima y deja enfriar en la nevera un par de horas.

10 comentarios. ¿te animas?:

  1. Hola Maite ya he estrenado mi look jeje, estoy como miño con zapatos nuevos😍.
    Bueno pues ya quisiera yo tener así un abuelo en mi niñez que no había ni papel para hacer barquitos, ahora los chicos y los mayores no dan importancia a nada pero si pasaran pasaran la niñez nuestra y no hablo ya de los de más atras.
    Y no hablemos de un pastel asi,ya quisiera yo seria un regalo divino por aquel entonces.
    Te quedaron maravillosas chocolatonas como me gustan a mi, las pillo y me relamo el plato, si se que eso no se hace, aunque no se pueden hacer cosas peores y se hacen, por lo tanto yo me lo relameria jaja....Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther, qué bonito te quedó, que orgullosa estoy ;-) un besazo gordo!

      Eliminar
  2. Hola Marte, ojalá hubieran más personas como el Sr. Roberto, una entrada para pensar..., hoy en día todo está desorbitado.
    Me ha encantado este pastel choco-choco y más choco. Me gustan las campurrianas porque las comía mi abuelo, así que este pastel está hecho para mí y mi abuelo allá donde esté.
    Saludos y feliz tarde.
    Felicidades por el diseño del blog de Esther, ha quedado muy bonito.
    Sil
    Thermomixil lostelaresdesil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sil, ojalá que un día gestos como los de Roberto sean la norma y no la excepción. Un besazo

      Eliminar
  3. Qué delicia de postre! Ojalá hubiese más personas como el Sr. Roberto: la vida ha cambiado mucho.
    Me encanta el nuevo diseño del blog!
    Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Mai querida, me emociona esta entrada.
    Ruego al universo que nunca falte un abuelo de los barquitos, ni gente mágica como él que tienen la capacidad de acaríciales el alma a muchas personas. Cuando vi el video tuve una sensación de paz, de esperanza y de certeza que no todo en este mundo está podrido, también existen muchísimas personas que tienen un corazón generoso que son capaces de regalar tiempo y amor, dos pilares que cada vez están mas desgastados y con peligro de extinción .
    Tus natillas están tan mortales que me tengo que controlar para no meter una cuchara por esta pantalla.
    Te quieroooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Vicky, inspiración para saber hacia donde mirar y qué desear :-) no todo está perdido verdad :-) y besazo y yo también te quiero mucho Galleta despeinada :-D

      Eliminar
  5. Ay, ay, ay, y yo de dieta. Esta me la guardo para cuando vuelva a la normalidad. Lo que daría yo por un pedacito.

    ResponderEliminar
  6. Ooh, qué señor tan tierno....que majo...dan ganas de abrazarle....que no se puede decir lo mismo de lo que nos traes hoy.. madre del amor hermoso...jaja...que bombazo....buenísimo fijo.
    Ya voy asentandome poco a poco...no te olvido...pero estoy un poco desbordada...ya te cuento.
    Besos
    Marialuisa

    ResponderEliminar