Tarta salada mixta con calabacín

Pues ya ves que no dejo los calabacines ni los dejaré aún una buena temporada porque este año la producción es bestial. Tenemos para dar y tomar casi a diario. No te lo pierdas pero ya los regalo hasta por encargo. Para el lunes, cuatro piezas y aún así nos salen hasta por las orejas. Ya van  tres días sin ninguna tormenta y esto nos está dando un respiro pero llevamos un verano de casi tormenta diaria y esa ecuación, calor más sol más aguacero es igual a calabacines al cuadrado y bien gordos casi de un día para otro. Así que para no cansarnos, voy innovando y probando recetas nuevas para que no nos resulte tan cansino. 
Perdona que esta vez no esté parlanchina pero han regresado mis migrañas y he estado con una más larga que un día sin pan. El calor no ayuda ni la obra que tengo frente a casa que me tiene frita. Ríete de las obras del Escorial. Se supone que cuando esté terminado nos va a mejorar mucho la calle y además no había más remedio porque el puente lo tuvieron que apuntalar y se prohibió el paso de camiones, no te digo más. Lo bueno, es que el nuevo lo construyen un poco más alejado pero nos comemos las obras del nuevo y el derrumbe del viejo. Para más guasa, hace dos años ampliaron la canalización de agua y han tenido que rehacerla varios metros más alejada para que acompañe al nuevo puente. En total, obras hasta diciembre maldiciendo a diario al personal, al ayuntamiento, a las grúas y a la santa madre que las parió. Porque una va de piedra porosa cuando los elementos acompañan, para qué mentir. Cuando te toca éste sin parar desde las 7 a.m. y algunas noches en vela, me olvido de las finuras y me cago en todo lo que se mueva. Se que suena mal, pero oye, al fin y al cabo estoy en mi casa y nadie me oye... o sí. 


Ingredientes:
  • 1 placa de masa de hojaldre
  • 1 calabacín rallado o picado
  • jamón y queso a tu gusto
  • 1 huevo
  • 2 cdas. de maicena
  • 1 cdta. de especias tipo texmex
  • queso rallado para gratinar


Preparación:
  1. Calienta el horno a 190ºC.
  2. Haz una masa con el calabacín, el jamón, el queso, el huevo, las especias y la maicena. 
  3. Colocas la masa sobre la placa de hojaldre a la que le habrás doblado los bordes para evitar que se salga el relleno. Hornea hasta que tanto la masa como la superficie hayan cogido color. 
  4. Añade el queso rallado y dejas que se derrita el queso unos 10 minutos. Comer aún caliente.

6 comentarios. ¿te animas?:

  1. Más que identificada contigo estoy, llevo unos dias de neuralgia superlativa y tengo obras en la calle también desde hace más de un año, en este caso de arreglo del colector de aguas, pá morir. Desde luego alivia tener un huerto tan generoso, a veces demasiado por lo que veo, pero que produce buen género y eso conlleva estas recetas tan ricas que nos traes. A mi me encantan las tartas saladas, no son pocas las que hago, así que me llevo la tuya que tiene una pinta de escándalo. No hay mal que por bien no venga, que decía mi abuela.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón Lola! mejórate si te dejan esas obras! un besazo

      Eliminar
  2. Oye qué buenísima....nos pasó una vez que teníamos en Labastida, un pueblo de la Rioja calabacines a cascoporro también, mi madre hizo croquetas...la masa digo, con crema de calabacín y no sabes que buenas estaban....además de cremas y ensaladas y tortillas....pero no hizo una tarta tan buena como esta.....oye....a lo mejor la hago un día de estos...
    Besos guapa
    Marialuisa
    PD...Estoy ya que no me tengo, no veo el momento de irme de esta casa y aunque tu protestes...a mí me acaban de dar los permisos para empezar mis obras....
    A ver si la migraña desaparece...Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú con la obra en casa! bueno, todo sea por lo bonita que te va a quedar la nueva casa:-) en croquetas es verdad que también están muy ricas. Ya comemos en calabacín hasta en bocadillos :-D
      Un besazo

      Eliminar
  3. Ay pobre, cómo te entiendo!
    Yo también sufro migrañas, y en verano se repiten más y más fuerte, con su aura visual, sus mareos y náuseas, vértigos... el show completo vamos. Y también he sufrido muchas obras interminables que me ponían histérica; yo es que tengo unos nervios delicaditos, por decir algo, y me pongo malísima con cosas así. Vamos que llegué a llorar de la impotencia y la desesperación en una ocasión, salí corriendo a la calle cuando ya no podía aguantar más golpes y temblores en la casa.
    Espero que tú seas más fuerte que yo! Ánimo con ello, seguro que ya no queda nada :))))

    La cocina es buena terapia, eso sí. Y aprovechando la temporada de calabacines, qué maravilla <3. Yo el otro día hice "Rösti" falso con calabacín en lugar de patata, mi padre casi me deshereda cuando se lo dije, jajaja.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Liliana, el show completo! y me dejan flojísima, tardo en recuperarme pero tú ya sabes lo que es :-) también hacemos röstis y bueno, en Austria no te desheredan porque es muy habitual tunear con clabacín en verano porque todo el mundo tiene calabacines a mogollón: propios o regalados. Un besazo

      Eliminar