Chili muy chili con carne

Crónica de este chili.

Álvaro se me ha descogorcia'o. Se despistó entre escalón y escalón y pisó como no debía. El viernes en urgencias. Un esguince de 2ª y una escayola. A lo tonto. Bajando unas escaleras, charlando como una amiga -deduzco que debe de ser preciosa para que mi Alvarote pierda el paso de este modo-. Y a la que le colgué el teléfono me di cuenta que hemos tenido mucha suerte, que bastante poco se ha hecho para lo que ha sido. Un niño que se pasó la vida subido a tejados, árboles, muros... hasta al pasillo de casa, que lo trepada hasta el techo como una araña... Skater de toda la vida -era un enano muy enano cuando se subió a su primer monopatín- y patinador urbano, de los que se suben a las barandillas a jugarse a la ruleta rusa la descendencia... en fin, un crío con todas las papeletas para haberse roto hasta la crisma... pero huesos o ligamentos, no. Ni una escayola antes. Dientes, sí. Y varias veces. Algún hombro dislocado y muchos puntos en la cocorota pero escayola ésta es la primera que usa y gasta. Sí, eso es suerte. "Ay, vida de mi alma y de mi corazón, consérvale esta estrella y haz que éstas sean sus primeras y últimas muletas".

Ahora le toca a Lucas.

Ayer, paseito por la montaña, como todos los domingos que el tiempo lo permite. El bosque estaba precioso y paseamos por un camino nuevo... por cierto, cuando digo ir a la montaña, es ir a la montañita que tenemos detrás de casa, esa que desde aquí abajo parece chica porque estamos literalmente embutidos en dos o tres o mil hileras de montañas a ambos lados pero a la que subes, cachis, a la que subes. "Günter, esto es el Himalaya o qué?" ... y cuando parece que llegaste arriba y miras por un claro, comprendes que lo que acabas de subir es apenas un pequeño montículo del valle. Y aquí donde lo ves, nuestro montículo tiene unas cuestas que te cagas -perdón, no se me ocurre otra expresión más cuca- y como todo lo que se sube se baja, imagina las cuestas... y cuando hay hielo, pues ya está. Si a esto sumamos que el Luquis no anda, solo corre -así es mi niño- pues cada resbalón se convierte en un trompazo. En alguno de ellos el pobruco se ha hecho daño en la rodilla. No puede apoyar ni doblar la pierna. Sobra decir que nieva, como siempre que hay que ir a urgencias.

Lo que sufre Herr Nobis es -como la mayoría de sus males- cosa rara.  Se pasó la semana diciendo que estaba deslumbrado. No veía. Le entraba como un fogonazo, veía estrellitas y ya no podía ver... y no, en casa he buscado y no hay estupefacientes. El año pasado -sí, es reincidente- lo achacamos a un deslumbramiento por la nieve que son frecuentes. Pero la semana pasada no nevó por lo tanto, descartado el estrellamiento. ¿Ha ido al médico? No. ¿Qué hizo? Buscar en Google. No comments. El Dr. Google dice que es la presión baja pero como mi Herr no se la ha medido pues, mira, no puedo decir ni que sí ni que no. Pero como soy mujer de pocas paciencias, otro par de cosillas sí que le he dicho y es que estas cosas me ponen de los nervios. ¿Y sabes lo que hace? se parte de la risa. Si no le conociera como le conozco juraría que me cuenta estas películas para hacer que trepe por las paredes de puro brote de mala uva. Y para garantizar que me toca bien el clarinete, el "veo estrellas por culpa de mi presión sanguínea" ha queda empañado por el dolor de espalda mañanero. Solo por las mañanas. Ni por la tarde ni por la noche. ¿crees que ha ido al médico? Nooo, para qué si puede darme el tostón cada noche contándome lo mucho que le va a doler a la mañana y cada día madrugo con la retahíla de ains del papá. Emocionante mi vida, verdad?

Y así las cosas, al llegar a urgencias, cuando la enfermera le preguntó a este monstruo que dice ser mi hijo "Lucas, ¿quieres andar un poquito?" el muy animalito apoyó el pié y anduvo como si nada. No pude cerrar la boca hasta pasados tres cuartos de hora del paseillo... el muy canalla. El diagnóstico fue "mamitis aguada con moderado a leve dolor de rodilla". Al salir de la consulta, cuando le cogí yo la mano soltó un "ayyy" que hizo reír a todo el mundo. Del mismo modo que el dolor no está claro -piensan que puede estar producido por otra causa que no sea la caída-  la mamitis aguda con riego de cronicismo está claramente diagnosticada.
Y Alvarito, pues otro que tal baila -sí, hijo, tú tampoco saldrás de rositas-. Tiene que pincharse en la tripilla él solo así que dentro de un rato le llamaré a ver que tal el "drama" porque ahí donde le ves, con cien piercing y ochenta tatuajes en el cuerpo, le intentó convencer al doctor que tenía algo de fobia a las agujas. Imagina el cachondeo que se montó! tanto, que en su informe se relata con cierta guasa que el paciente no quiso que se le suministrara un calmante por sufrir cierta aversión al pinchazo... cualquiera que lea ese informe y le eche un vistazo a mi retoño se hace pis encima de la risa. Y en medio de tantos ay-ya-yais debo tomármelo a guasa, a ver qué remedio! ¡qué quieres que haga! pues chili con carne. Muy chili para vengarme de tanto culebrón porque como decía aquel anuncio del Orlando: aquí hay mucho tomate...

Ingredientes:
  • un poco de aceite
  • 500gr. de carne picada (ternera o mezcla)
  • 1 cebolla
  • 2 jalapeños
  • 1 diente de ajo
  • 1 chorrito de salsa worcester
  • 1cdta. de especias texmex ( ó una mezcla de comino molido, cilantro molido, orégano y tomillo)
  • sal pimienta
  • 1 lata de judías rojas (250gr. de peso escurrido)
  • 500gr. de tomate triturado y caldo de carne hasta cubrir
  • un poco de ketchup
  • a la hora se servir: queso rallado tipo cheddar, chips de tortilla de maíz y un poco de cebollino o cilantro fresco  y picado

Preparación:
  1. Pica la cebolla, los jalapeños y el ajo muy fino y lo rehogas una cacerola con un poco de aceite. Añade la carne picada y la salteas un par de minutos. Añade las especias, la salsa worcester y el ketchup. Añade las judías y a continuación cubre la carne con el tomate triturado y  el caldo.
  2. Deja que cueza a fuego lento entre 20-30 minutos. Retira del fuego y deja tapado unos 10 minutos antes de servir para que se desarrolle bien el sabor de las especias. Sirve espolvoreando un poco de queso rallado, de cilantro o cebollino picado y acompañado de unos chip de tortilla de maíz.

18 comentarios. ¿te animas?:

  1. Pues yo no he hecho nunca el chile con carne, con la buenísima pinta que tiene...y no porque a veces no tenga motivos, yo también estoy rodeada de hombres con lo que eso significa...
    Espero que todos se recuperen enseguida, más que nada por tu salud...
    Un besico.

    ResponderEliminar
  2. Uy Maite, qué trío tenés! Mirá que te dan para contar historias... Como sigan así vas a terminar publicando todos los días. :D Eso sí, al leerte me imagino que tenés que tener unos nervios de acero...
    Te mando un besote, y hasta la próxima!

    Marcela

    ResponderEliminar
  3. Que bien la receta de chile....je je ya te dije que tenía ganas de saber hacerlo y patapam ya tengo la receta...la carne de cerdo o ternera???
    En cuanto a los tres mosqueteros ya te digo que... en fin que són hombres que la cosa es complicadilla....el otro día el colega estaba un poquitin resfriado (nada, sin fiebre...nada de nada) y bueno sabes desde la mañana a la noche solo oir ayyyyyy que dolor de cabeza, ayyyy ....y una cara de pena...que a mi me dá la risa....que tomatelo a risa que sino la que se va a poner mala eres tu....a Alvaro lo entiendo porque te diré una cosa Maite....tengo pánico a las agujas y cada vez que tengo análisis ufff es un martírio...que es aquello que dicen "sarna con gusto no pica".....
    beeeeeessoooosssss

    ResponderEliminar
  4. Estoy con Nuria, reina, es que son de otro planeta! aunque ya veo que dominas la situación... de todos modos y más en estos momentos no sabes como me gustaría estar más cerca y desahogar las mamitis frente a un buen té y entre risas... no estaría mal eh? la verdad es que estaría genial.
    Ale, paciencia y un besote

    ResponderEliminar
  5. Seamos sinceras... es que los hombres para estar enfermos son un poco gilipuertas... que yo también tengo dos niños pequeños y uno grande...

    ResponderEliminar
  6. Ay madre... que paciencia!!!
    No me extraña que le des al chili, así las penas son menos penas. Que tres, cuanta mamitis... porque seguro que el grandote si la mami estuviera cerca sería ella la que tiene que pincharle...
    Jajaja... me parto de risa imaginando tu cara en el médico, y la del doctor intentando creerse el miedo a las agujas... :D

    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  7. jajajajjaajaj que bueno, como me he reído, pero vamos a ver, que es lo q esperas tu teniendo tres hombres en casa....? que risa, son todos iguales, si vieras a mi padre como se quejaba, con cualquier tontería había q ver a ese hombre hecho y derecho ayyyy!! ayyy!! aaayyy!!
    El chili muuu rico, seguro.
    bss guapísima

    ResponderEliminar
  8. Hola Lolah!
    Pues mira lo bien que te iba a quedar con esos festivales mexicanos que haces de vez en cuando;-P pues por quién más temo es por el pequeñajo que ya veo que no está dispuesto a andar... a ver como salimos de esta :-)
    Besos

    Hola Marcela!
    Has visto! a este paso me van a obligar a hacer una serie semanal con nuestras aventuras... llegaste a ver esa serie de TV de los ochenta que se llamaba con 8 basta? pues yo con tres voy servida:-D
    Besos

    Hola Núria!
    Con las prisas he dejado la otra mitad -lo que iba a hacer con las sobras- sin publicar pero todo llegará. En cualquier caso, ya puedes prepararlo a ver que te cuentan en casa.. la carne como te guste. Yo suelo hacer mitad y mitad pero esto es a gustos. Lo de las agujas, yo estoy del lado de los médicos... es de risa tener fobia a las esterilizadas y a las de tinta no :-D
    Besos

    Hola Charrita!
    Bueno, ya sabes que no es la primera vez que me veo en estas así que una ya le echa pachorra de la gorda.. pero , ainsss, eso es lo que echo en falta: unas risas y un té juntas comentado la jugada:-)
    Besos

    Hola Miriam!
    jajajajajaj! eso es. Jajajajaja! yo me he ido como siempre por las ramas. Mira que bien sintetizado :-D e parto...
    BEsos

    Hola Anita!
    Uy, no lo dudes! si estuviera aquí ya estaría poniendome la cabeza como un bombo: anda mamí, tiráte el rollo, mamí, el rollo, mamí, mamí... y al final por cambiar de disco la mamí pincha :-D Mira, acabo de hablar con Günter por telefóno y hemos llegado a la conclusión que yo vería desaparecer del mapa mundial por una semana, y así poder "desintoxicarse" los itis que rondan por esta casa:-D por cierto, ¿alguién sabe de ofertas a la luna?
    Besos

    Hola Ly!
    Eso mismo! qué voy a esperar! estar enchilada el día entero... y mira, ahora con tres pero en casa yo era la única chica de 5 hermanos.. eso si que era chili:-D
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Ays, Maite!! Si esto no te templa los nervios, no sé qué te lo va a templar, que te mandaría dosis de paciencia y serenidad si supiera cómo hacerlo.
    Y a todo esto, ¿ya se pasó lo tuyo?
    Un beso, cuiddaos mucho.

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja.

    Ay! Mama! La verdad es que sí, he sido un trasto toda mi vida. Pero a pesar de mis aventuras y tantos sustos, siempre he sido un "hijo de acero" no he sido muy enfermizo ni tampoco he tenido lesiones graves (como tu bien comentas :P). Asi que bueno, aqui estoy en otra de mis aventuras, con al pierna estirada viendo pasar los pajaritos por mi ventana.

    Y chicas! Mi mamitis está mas que justificada, no sabeis lo que es haber comido siempre cosas tan ricas como hace mi madre, y estar tanto tiempo solo viendo fotos por el blog, recordando su sabor. ¡Eso da mamitis a cualquiera!

    Besos amor! te quiero!

    ResponderEliminar
  11. Hola Marhya!
    Pues mira, me lo tomo con buen humor... y con paciencia, que el enano ahí donde le ves de majo y angelical se ha hecho 2 veces pis encima porque decía que no podía caminar hasta el Wc... y claro, como no he acudido al primer "mamá" pues el pis es mi culpa... ¿qué te parece el enano?

    Besos

    Hola mi chico!
    Tienes razón, eres el que más motivos tienes y el que menos se queja... lo de las fotos es verdad, cielo. Una crueldad por mi parte pero sabes que las recetas te las paso a ti que eres el que me sigue los pasos... que sepas que la última vez disfruté contigo en la cocina como una enana... pero ahora estoy pensando en la canción que te cantaré mañana cuando te toque pinchazo... aunque si misión imposible ha funcionado hoy puede que repita:-P
    Besos y TQ

    ResponderEliminar
  12. Buenooo... qué panorama... Con esta receta cualquiera se anima y se pone en marcha, ¡qué rica!.

    ResponderEliminar
  13. Alé Mai, no te quejarás, tu hijo ahí al quite en el blog, para decirte amor y mandarte besos. MIra iba a empezar como las otras, de crítica a los hombres, pero después de leerlo, como que me corto.
    Yo he recordado esas canciones de la Martirio ¿te acuerdas? jajaja, tres hombres pa una y me vuervo loooocaa (no existe tal canción pero a que parece?) jajaja.
    Lo que me gustaría conocerte.
    Un beso muy grande y con todo mi cariño.
    P.D. (por lo bajini) amenázales con publicarlo jejeje

    ResponderEliminar
  14. Buenos días Iratxe!
    jajajaja! así es. Una receta cañón para armar mucho ruido :-D
    Besos

    Hola Viena!
    jajajaja! no me quejo nada de nada! mira que suerte tengo! he intentado -y con el chico sigo en ello- enseñar a mis hijos a expresar el amor. Es una de las cosas que más siento, haber crecido con la vergüenza de decir "te quiero". Así que con ellos he intentado remediarlo y con mucho éxito. Tanto el chico como el grande son muy amorosos y se expresan maravillosamente bien y eso ayuda mucho en la relación... aunque con el chico, aún tenemos que cogerle la medida:-) y Álvaro ya ves, mi lector nº1 y de tecla rápida que siempre que le hago alusión ahí está él alimentando mi orgullo maternal:-D

    Pero una cosa no quita a la otra: la Martirio tiene más razón que un santo! a veces siento que necesito un poco de aire a o Hello Kitty :-D

    Yo también tengo muchas, muchas ganas de conocerte y dejar sellada esa complicidad que nos une:-)
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Pobre Álvaro! Menos mal que es invierno porque en verano los "yesos" son insoportables, pican dan calor y toman olor, todo horrible.
    Luki tiene lo que llamamos aquí la "renguera del perro" , la conocés?. Es tal cual. Si sigue así , bien podrá participar de alguna obra de teatro o cine, ya se va perfilando bien. Es que en los primeros años es donde mejor se aprenden las cosas.
    Por el chili, acá pasamos. lo muy picante no va en nuestra mesa. Tímidamente nos estamos animando a un poco de pimienta molida y guay de que te pases un poquito!, ahí empiezan los reclamos.
    Cariños

    ResponderEliminar
  16. Hola Erika!
    sí, la verdad es que es el que más razón tiene. ¿renguera del perro? ni idea pero sea lo que sea este enano tiene muchooooo. El dolor pasó -creemos que el mismo lunes- pero sabes que sigue cojeando como el capitán garfio? mueve a perna, juega, la dobla, la redobla, se pone a caminar y... pata de palo... estoy desesperada con este enano. Me da un poco de miedo "esa voluntad" que tiene para la bobada:-P En casa el gusto por el chili varia así que suelo hacerlo flojito y luego que cada uno le de "caña":-)
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Anda Mai...¡vas apañá!....madre mía....pobrecillos, pues nada...que se mejoren todos y que se les pase lo antes posible...y mientas ya sabes muchos mimitos y amor ....
    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meri, decirte que gracias a dios ya lo han superado todos :-D jajajajajaja! un besazo y que conste que te entiendoooo

      Eliminar