Albóndigas austriacas de pan o Semmelknödel

Los austriacos tienen sus cosas como todo el mundo. Son de sangre caliente a pesar de ser germanotes y se ponen de un humor de perros cuando les tocan las pelotas que por cierto, las tiene de muchas cosas: de pan, de masa de patata, sémola, carne, espinacas... pero por encima de cualquier otra, la reina es la de pan duro que se toma en sopa, como acompañamiento, en ensalada, revuelto, cómo sea, que poco les importa mientras se trate de sus Knödeln.

Esta es la receta clásica de la pelota de pan hervida que es más complicada de hacer, porque requiere práctica para que no se deshaga en la cocción. Si eres principiante, mi consejo es que la hagas de forma segura, es decir, a lo Serviettenknödel que al cocerse envueltas de papel de aluminio, quedan más secas y definidas. La forma más clásica y familiar de comerlas es en caldo claro de carne bien aromatizado con hierbamaggi.

 

Para hacer unas 8 pelotas:
  • 350 gr. de pan duro cortado en daditos pequeños
  • 350-400 ml. de leche templada
  • 40 gr. de mantequilla (una cucharada no muy colmada)
  • 2 huevos
  • opcional: 1 cebolleta picada en fino (mi suegra no le pone)
  • opcional: 1 cda. de harina (a mí no me gusta pero mi suegra si se la pone)
  • perejil, sal, pimienta y nuez moscada
  • abundante agua con sal para cocer


Preparación
  1. En un bol amplio, pon el pan ya cortado, la cebolleta y el perejil, todo picado muy fino. Mientras, calienta un poquito la leche -cuida que no se caliente demasiado- y derrite en ella la mantequilla. 
  2. Mezcla con un batidor manual o con un tenedor los huevos, la sal, la pimienta y la nuez moscada en la leche. Este batido lo mezclas con el pan y lo dejas reposar por lo menos 20 minutos. Si ves que el pan queda algo seco puedes echar un poco más de leche (hasta 400ml. en total, más no hará falta).
  3. Pon agua con sal a calentar en una olla grande y profunda. Mientras moldea las albóndigas. Para ello, mójate las manos con agua, coge un puñado de masa y la aplastas bien con las dos manos. Tienen que quedar muy compactas para que no se deshagan al cocerlas. Cuando hayas apretado bien la masa, formas la bola y deja que reposen por lo menos 1/2 hora. 
  4. Las cueces en agua unos 20 minutos.  Apartas las olla pero déjalas en el agua caliente hasta que las vayas a servir. A mí me gusta dejarlas que reposen unos 10 minutos antes de servirlas para asegurar que quedan tiernas por dentro.

0 comentarios. ¿te animas?:

Publicar un comentario