La ensalada de col de mi vecino

Querido Sr. Presidente,

Creo que a ustedes, en EEUU, se les llama presidentes de por vida y aunque no fuera así, con mucho gusto me declaro en rebeldía y yo personalmente le seguiré llamando mi querido Presidente por los siglos de los siglos. No sé si vendrán otros que le harán sombra. O feo. De momento, me temo que está usted a salvo porque el nuevo a todas luces no pasará a la historia por su porte tolerante, dialogante o capacidad humanitaria. Cuando usted fue elegido noté una corriente eléctrica por el cuerpo similar a la que sentí cuando ví caer el muro de Berlín. Un rayo de buena onda en un mundo tan podrido. Ese sentimiento semejante a la esperanza que nos hace pensar que no está todo perdido. Recuerdo haber sentido miedo por su vida presenciando la indignación de los segregacionistas que rabiaban de oido contra el color de su piel...
A diferencia de otros colegas suyos de profesión, en estos años, más allá de sus políticas y de sus intentos por revolucionar el sistema social estadounidense, he ido acumulando un montón de imágenes sobre el hombre, no el Presidente. Los gestos tiernos con la Primera Dama, las manos entrelazadas y escondidas debajo de un atril mientras Michelle daba un discurso, los gestos cómplices en montacargas, pasillos y hasta en el avión presidencial. Ese desparpajo para con los críos, para remangarse la camisa y sentarse en una mesa a comer pizza con gente de andar por casa... ese perfil suyo tan doméstico, tan cercano pero a la vez con una planta y saber estar en cada momento magnífica.

No, el que entra no hace gala de su valía personal. Acaba de tomar posesión del cargo y ya se está pasando por el forro las leyes estadounidenses que buenas o malas, digo yo  que cuando están ahí, lo están para hacerse cumplir. Un tipo maleducado y mal encarado, de vocabulario vulgar y hasta soez, que ya no podía desear tener más dinero y solo le quedaba dominar el mundo. Suena a Dr. No, verdad?
Se despidió con lágrimas en los ojos. Yo no sé si fueron ciertas o escénicas promovidas por los malos augurios pero a mí su paso por la historia de los EEUU de América no me ha defraudado. Algunos esperaban de usted a un revolucionario, un mesías que acabaría con el racismo y las desigualdades. Con la pena de muerte, las licencias de armas indiscriminadas y la implantación de un sistema social y médico similar al europeo... grandes logros de envergadura titánica que el nuevo ya ha dicho que se pasará por el forro. Yo me quedo con su porte moderado, con su reducción de tropas en Afganistán, con la reducción del paro y de la cuota de personas sin cobertura médica en su país. Solo por esto, bien se merece los privilegios de los que ha disfrutado y disfrutará a partir de ahora. Le deseo una vida en orden, fresca y relajada. Disfrute de sus chicas y viva con la tranquilidad de quien supo estar a la altura. 
Quien tampoco defrauda nunca en el mundo del comestible, es mi vecino y casero, Hubert. Sus barbacoas son famosas en toda la comarca y realiza siempre un despliegue de calidad en vinos, carnes y pescados brutal. En su buffet de ensaladas -que nunca falta- siempre está presente la ensalada de col. A diferencia de la clásica, él la adereza con un toque de ajo y taquitos de jamón ahumado. No te lo pierdas, vivimos adosados casa con casa y llevaba como dos meses detrás de pillarle para que me aclarara el secreto de su ensalada de col. Nos encontramos en el super y en plena caja le hice un tercer grado sobre los pormenores de la susodicha. Sé que suena fatal pero mira, me moría de ganas por hacerla yo misma. Y aquí está.



Ingredientes:

  • 250gr. de col cruda y rallada 
  • 50gr. de jamón ahumado (sin grasa)
  • 1 diente de ajo
  • 1 buen chorro de vinagre de manzana de calidad
  • 1 chorro moderado de aceite de oliva
  • sal, pimienta y unas semillas de alcaravea (comino)

Notas:
  1. Ensalada de pocos ingredientes pero con secreto. Uno, no pasarse con los tacos de jamón ni con el ajo porque sino predominará demasiado su sabor y es solo un toque. Dos, dejar que los sabores se desarrollen antes de rectificar el aliño porque sino luego te llevarás sorpresas.
  2. Lo importantes es que uses un buen vinagre de manzana, de calidad porque es el verdadero protagonista del aliño. Tiene que quedar fuerte de sabor a vinagre sin que quede ácida la ensalada. No dudes en añadir unas gotas de miel a tu vinagre.

Preparación:
  1. Saltea un par de minutos los taquitos de jamón y deja que templen. Mezcla el aliño en una taza junto con el ajo machacado, la sal y las especias. Ten cuidado con el aceite porque puede mojarte en exceso la ensalada. Inicialmente, tiene darte la sensación de que es poco aceite. Cuando repose verás cómo se desarrolla.
  2. Mezclalo todo y deja que repose unos 10-15 minutos. Trascurrido este tiempo, prueba y rectifica el aliño si le hiciera falta. Puedes guardarla en el frigorífico varios días. 

Otras Recetas

9 comentarios. ¿te animas?

  1. La ensalada deliciosa, tu vecino un chollo y yo seguiré echando de menos a los Obama, sobre todo a ella que me encanta...esta nueva es lo mas parecido a la muñeca "chochona".
    Un beso guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla de ensalada y que suerte tener un vecino así de amable. Y me encanta esta reflexión tuya sobre el nuevo y el que se va de la casa Blanca, yo me quedo con el que se va, el que entra ni verlo y María Luisa dice que la primera dama como la muñeca chochona jajaja o como la Barbie, que horror y de el no quiero ni hablar porque si me suelto miedo me da, esperemos que no cumpla lo que dice, de lo contrario vamos a estar muy jo....Beitos y feliz domingo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es! y desde luego ni punto de comparación el carácter y la inteligencia de una y el poco seso de la otra. Pero el Trump no se casó con ella por su dotes intelectuales, para qué mentir. Un besazo

      Eliminar
  3. ¡Que buena tiene que estar esta ensalada! Y con la boca llena de probarla, no puedo hablar de política internacional, más que nada por miedo a sufrir una indigestión. ¡Ay, que peligro!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marhya, lamentablemente a estas alturas nada en política me produce indigestiones. Pero si admiro a aquellos que han sabido estar a la altura como personas, sin juzgar sus pormenores políticos que para analizar eso, ya están los especialistas. Yo de eso, ni idea. De la ensalada sí, y mi recomendable si se quiere probar una forma distinta que disfrutar de la ensalada de col.

      Un besazo

      Eliminar
  4. Una ensalada deliciosa, me gustaría probarla, pero... jamón ahumado, no sé si lo encontraré, sino qué le puedo poner?? Un besazo Mai. Y si, espero que este mandato se pase pronto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tata, puedes usar bacon desengrasado. Es lo que más se asemeja en sabor aunque con unos trocitos de cecina también podría funcionar. Todo menos jamón serrano que cambiaría el sabor por completo.

      Un besazo

      Eliminar
  5. La alcaravea o comino de prado, Carum carvi, efectivamente tiene un gran parecido con el comino, tanto en aspecto como en sabor, aunque su semilla es de mayor tamaño y ligeramente curvada, a diferencia de aquel. Aunque tiene un sabor picante y un aroma parecido más al anís.

    ResponderEliminar