Galletas de coco y mermelada para celebrar lo que haga falta

Hoy es día de solsticio. Hiemal, le llaman los expertos. Hoy será en mi hemisferio -el boreal, aclaran también los susodichos- la noche más larga y para los que están en el austral -eso es, terminología de los mismos susodichos- el día más largo. Los romanos, que eran muy suyos, lo llamaron solstitium que significa sol quieto. Me descoloca un poco el nombre ya que astronómicamente hablando la cosa no va de movimiento sino de distancia. Me explico. Hoy, para nosotros los boreales, el sol se encuentra lo más lejos que puede del ecuador. ¿Por qué? a saber, caprichos del alfa de la galaxia. Podría irse más lejos si quisiera pero como es un comodón, ni lo intenta. Cada dos veces al año repite la misma operación porque sí. Porque puede y punto.
Este caprichoso paseito de nuestro astro más calenturiento, hace que para los que están en el polo norte hoy sea de noche el día entero. A cambio, en el de junio -el vernal- pasaran un día entero trasnochados y no a la luz de las velas sino a la luz del día. Así las gasta. Tanto protagonismo tiene para los terrícolas estas idas y venidas, que no ha existido civilización que no haya mitificado, sacrificado o rezado al autor de los solsticios. Los romanos y los celtas lo celebraban a lo grande, con hogueras y fiestas porque como tenían tendencia a ver las cosas de la madre natura con buenos ojos celebraban que a partir del día siguiente, todo iba a mejor y que cada día habría más luz y mejor buen rollito si había que salir al bosque a cazar o a por setas o lo que se terciara. Pero llegó la iglesia y dijo que qué a lo tonto. ¡Cómo que hogueras a 4 días de Navidad! ni de coña. Que la fiesta y el jolgorio se dejaba para nochebuena y al que pusiera reparos pues a la hoguera con el protestón. Y ea, a cantar villancicos todo el mundo. Y así ha sido hasta hoy. No hemos vuelto a decir esta boca es mía.
Así que, si eres de los que se ampara en eso de "odio la navidad" que sepas que no te vas a librar. Toca celebrar  sí o sí porque en el fondo, el alma humana no es nada sin una fiesta tras otra. Que a otra cosa no nos apuntaremos pero al jolgorio hay que hacer de tripas corazón y disfrutar de buena gana por la cuenta que nos trae. Porque así ha sido civilización tras civilización y ahora no es plan de ponerse protestón y aguafiestas. Lo dicho, hay que darle a la diversión sin excusas y a vivir que son dos días.

Estas galletas son parte del surtido navideño de este año. Las vi aquí y la primera vez que las hice no me salieron bien. Parecía más un pastel que galletas y no envejecieron bien. Y es que tienen que durar como mínimo medio adviento.. como mínimo! Estás tienen más de una semana y están deliciosas aún. Jugosas y con solera. No se ven tan bonitas como en ese blog pero están como tienen que estar, riquísimas.


Ingredientes: 

 Masa de galleta:
  • 300gr. de harina
  • 1/2 cdta. de polvos de hornear
  • una pizca de sal
  • 125gr. de mantequilla
  • 80gr. de azúcar blanquilla
  • 1 huevo

Masa para cubrir:
  • Mermelada de fresa o grosellas
  • 200gr. de azúcar molida fina (o glas)
  • 3 claras de huevo
  • 200gr. de coco rallado
  • Cobertura de chocolate para decorar 

Preparación:
  1. Mezcla juntos los ingredientes para la base de galleta hasta que tengas una masa lisa y uniforme. La envuelves en plástico de cocina y dejas que repose 1/2 hora en el frigorífico.
  2. Mientras preparas la capa de coco. Monta las claras a punto de nieve hasta que estén muy firmes, añades el azúcar y el coco rallado y mezclas hasta que esté homogéneo. 
  3. Precalientas el horno a 180º.
  4. Encima de un trozo de papel de hornear del tamaño de tu placa de horno extiendes la masa de galleta enharinándola bien para que no se te pegue masa al rodillo. Recortas los bordes para evitar que no se vaya a desbordar dentro del horno. Extiendes una fina capa de mermelada primero, y cubres encima con la masa de coco.
  5. Horneas entre 20-30 minutos hasta que la superficie de coco coge un color dorado y uniforme. Dejas que temple y con ayuda de un buen cuchillo a ser posible jamonero con el filo mojado en agua fría recortas las galletas. Primero formas cuadraditos del mismo tamaño y haciendo cortes transversales sobre ellos, formas los triángulos. 
  6. Baña las galletas con cobertura de chocolat

5 comentarios. ¿te animas?:

  1. Maitetxu.....FELIZ NAVIDAD REINA, quería haberte llamado hoy pero ha sido Sto Tomas, así que he estado toda la mañana de picos pardos...quería desearte unas felices fiestas personalmente aunque espero que hayas recibido mi postal, que no se que anda el correo este año, hay gente que ha recibido y gente que no....¡y las tiré todas el mismo día!....Que seas feliz con tus chicos, a ver si el que está en Barcelona tiene mucha mucha suerte este año....que tengas salud.
    UN BESAZO GORDO
    Marialuisa
    PD. Esas galletas tienen tan buena pinta o mejor que las del otro blog......¡guapa!

    ResponderEliminar
  2. Hola Maite, tenía tiempo sin pasarme por aquí... me encanta el aire invernal de tu cabecera... precioso como todos tus diseños!!.

    Estoy de acuerdo contigo, "el alma humana no es nada sin una fiesta tras otra" y es que independientemente de las circunstancias, si estamos atentos, siempre encontraremos motivos para agradecer y celebrar, así que "que viva la navidad o lo que sea".

    Con respecto a la receta, me parece fenomenal y me gustó más tu versión porque veo disminuiste un poco la cantidad de azúcar y creo que era justo y necesario... me la llevo porque seguro me gustará y me inspirará para otras preparaciones.

    Un fuerte abrazo y que tengas felices fiestas!

    ResponderEliminar
  3. Muy buenas tus galletas y bonitas. Estoy de acuerdo en que hay que celebrar lo que haga falta, a quien no le guste la Navidad, que festeje la vida, a quien no le plazcan las reuniones familiares, ni el empalago de la tradición, pues que no las sigan; aquí la cuestión es otra, encontrar esos momentos felices que tanto necesitamos todos de la mejor forma posible. Y una cosa te digo, yo con esas galletas ya sería enormemente feliz, solo me faltaría un café y buena compañía al lado. Para mi, la gloria.
    Feliz Navidad para ti y los tuyos. Hasta el Año Nuevo.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Llego ya tarde para desearos feliz solsticio, Nochebuena o lo que sea, pero siempre es buen día para desear felicidad a la gente que se lo merece!
    Yo adoro la Navidad porque quiero centrarme en las cosas que a mí me gustan de ella, hay otras muchas que no soporto y también otras que me ponen tristona, pero al final las fiestas las vivo tal y como yo quiero. En mi familia no tenemos "obligaciones" ni compromisos de esos que son un peñazo. Y volver a casa cuando vives fuera es un plus de ilusión.

    Las "ecken" siempre me han gustado, por algún motivo me hace gracia el nombre y la forma en esquina me parece muy bonita :D. Con coco y mermelada deben estar para morirse de buenas, y además sí que te han quedado muy bonitas! Bueno, ya no creo que os sobre ninguna, pero me guardo la receta. Como si no tuviera galletas navideñas suizas-alemanas-austriacas ;P.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Que buena pinta tienen!! Se las tengo que preparar a los nenes a ver que les parecen!
    Un beso!!

    ResponderEliminar