Galletas de chocolate blanco y nuez para mi chico

A tiempo de todo y sin rato para nada. Así es como me preparo el adviento de este año que oficialmente arrancará mañana. Por lo menos el calendario de Lucas que afortunadamente acabo de terminar de colgarlo. Pero hoy el gran protagonista no son los preparativos navideños que aquí en Austria ya sabes que son algo más madrugadores que en España. Hoy es el cumpleaños de mi hijo mayor. No te digo cuantos cumple que me horrorizo. ¡Madre mía! hace mucho, pero mucho tiempo atrás, en Jaca y después de llevar cumplida más de 2 semanas, en el último tramo que si no nacía ese fin de semana le iban a obligar a nacer contra su voluntad... y es que mis hijos son así, ninguno quiso salir solo y al pobre le tenían ya muy vigilado y el Dr. Luzón sentenció: o nace este fin de semana o venga usted el lunes a primera hora que se lo sacamos en un periquete... decía, así las cosas, quiso mi hijo venir al mundo un sábado tempestuoso y no porque el tiempo no acompañase sino mi suegra que me la lió parda porque estaba cansada de que al niño no le diera la gana de nacer y ella , decía la mujer, ahí estaba haciendo el paripé a lo tonto... 

Y es que no me atrevo a contar la historia entera que es larga de narices pero mi padre, que se jubilaba por esas fechas, se le ocurrió decir "en cuanto me jubile voy pa'llá y te hago compañía hasta que nazca el bebote" y ahí es donde mi suegra, sintiendo peligrar su protagonismo en el nacimiento de su primer nieto, se negó en rotundo que mi padre -¡hombre! qué va a hacer un hombre acompañando a una parturienta- se adelantó y se presentó en Jaca a la carrera -y nunca mejor dicho-.
Y contra todo pronostico -ya te digo que la historia es larga pero se creía que el nene nacería antes o cuando menos, si mi anemia empeoraba planeaban obligarle a desalojar por las bravas- pues resultó que a última hora todo se calmó, mis contracciones también y el muy pachorro se tomó 3 semanas de prorroga con mi suegra ya en casa que no tenía más interés en toda esta historia salvo que yo pariera.. y mira, parecía que no, que no llegaba el día. El caso es que tal fue el rebote que se pilló -decía que no me ponía de parto para fastidiarla- que ese día por la mañana al llamar como siempre mis padres para ver como seguía, escucharon mis pucheros acompañados de los gritos de mi madre putativa -por no utilizar apelativos menos cariñosos- y sin pensárselo dos veces dicen que cogen el coche y que se vienen desde Madrid a calmar a la fiera (la susodicha). Llegaron para la merienda. Le dicen a mi ex: "llévate a tu mujer a dar un paseo que no está para estos números" y allí que se quedan con la consuegra soltando sapos y culebras. Y yo de paseo con mi ex -que en ese momento ya sospeché que las cosas se torcerían tarde o temprano- intentando justificar a su madre con un discurso a lo Edipo donde después de un esfuerzo sobrehumano me autoconvencí que lo mismo él estaba en shock y que si por su boca salía toda esa mole de ñoñerías era porque el pobre estaría con sus órganos vitales desoxigenados a cuenta del número maternal sufrido. Y mientras me decía esto, mordiendome la lágrima para qué mentir, noto así, a lo bestia -o no tan bestia pero claro y alto- que las contracciones vuelven al ataque...
Mira, según entré por la puerta y digo "mamá, han regresado" mi suegra rompe en griterio dicendo "Lo ves Jesús, tú hija lo hace aposta. Ahora que llegáis vosotros se pone de parto" Yo que no sabía donde meterme del bochorno pidiendo por lo bajito al bebé "hijo, espera que mira la que se va a liar" pero él que se hace el sordo y sigue abriéndose camino por mi útero sin ánimo de retroceder. Pasó lo que tenía que pasar. Que a las 4:30 de la mañana, después de haberlas pasado canutas entre unas cosas y otras, nació mi pequeño, el timón en la vida de una Maitechu que aún no había cumplido los 21 pero que alumbró de tal modo mis horizontes que no hubo buque ni fragata que se estrellara en mi trozo de costa. Él, mi playa, mi refugio y mi cueva. Y ya podían subir o bajar las mareas que a nosotros nos importaba poco. Teníamos todo el océano para navegar.

¡Feliz cumpleaños amore!
PD: ¡Y a ti también David!




Ingredientes:
(Receta original, aquí)
  • 100gr. de mantequilla
  • 200gr. harina
  • 100gr. de azúcar (recomiendo usar 70gr.)
  • algo de aroma o extracto de vainilla
  • 1 huevo
  • una pizca de sal
  • una pizca de polvos de hornear
  • 100gr. de chocolate blanco troceado
  • 40gr. de nueces 
  • algo de azúcar glas para cubrir

Preparación:
  1. Precalienta el horno a 200ºC.
  2. Mezcla todos los ingredientes juntos menos el chocolate y las nueces. Puedes hacerlo con ayuda de la procesadora o unas varillas eléctricas. Añade por último el chocolate y las nueces. 
  3. Con ayuda de una cucharita de café, haz bolitas más o menos del mismo tamaño y las colocas en la placa del horno encima de papel de hornear. Hornea unos 10 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Cuando hayan templado, espolvorea con azúcar glas.

14 comentarios. ¿te animas?:

  1. Eres la bomba, jajaja qué historia tan divertida, aunque seguro que en el momento no lo fue tanto. Todo se olvida cuando los tenemos en brazos.
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es, todo se olvida, gracias a dios jajajajaja! lo que queda es lo hermoso, ese sentimiento al tenerlos en brazos por primera vez. Un besazo

      Eliminar
  2. Jajaja, y mi hija que hace un mes que dio a luz, madre mía si esto le pasa menudo rebote se coge!! ya se te debería haber olvidado pero veo que sigue ahí la historieta dando vueltas, que le den morcillas, tu te quedaste con lo mejor y el resto al trasto jeje. Felicidades a ese chicarrón estará guapisimo y con esas galletas tan buenas que le hizo su mami pasaría un día de lo más dulce...Besitos guapa
    Cada vez tienes el blog más bonito, y claro pensarás y esta que está contando jiji.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esther! eres abuelaaa! enhorabuena :-D estarás como loca! qué lindo. Superar a una suegra perversa es relativamente fácil. La de ahora, puedo relativizar sus boberías porque Günter me apoya y es mi cómplice. Cuando una suegra manipula al hijo, mala solución. Pero aquello ya es agua pasada. Ha perdurado lo importante, lo que vale y lo que cuenta.

      Muchas gracias por el piropo al blog, me hace mucha ilusión porque últimamente le dedico más tiempo a arreglarlo que ha publicar recetas nuevas :-) un besazo

      Eliminar
  3. Vaya por delante mi felicitación al cumpleañero, que no se diga que vino al mundo sin hacer ruido, yo lo llamaría desmadre a la jacetana y aunque tal y como lo has contado suena divertido, yo me pongo en tu piel en esos momentos y me hartaría de llorar. Menos mal que sabes endulzar el momento con esas riquísimas galletas de chocolate, y mientras recuerdas la anécdota, te comes unas cuantas y piensas que cualquier tiempo pasado fue peor.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Lola que los malos tragos del pasado siempre se cuentan con chispa extra para que uno se pueda reír de ellos:-) un besazo

      Eliminar
  4. iba a comentar la receta, pero es que la historia que has contado es tan real, y la has contado con tal sinceridad, que no puedo dejar de felicitarte. Mis felicitaciones por tu sinceridad y por tu valentía

    ResponderEliminar
  5. Ay mi niña!!! primero felicidades a tú hijo, menos mal que estaba dentro de la barriga y no fuera, aunque hubiera ganas de lo contrario, La historia, aunque ahora la has contado con años y calma de por medio, no debió ser muy divertida en su momento y lo lamento, porque te entiendo perfectamente. Yo brindo por vosotros, ya no se tira de las orejas para felicitar pero yo lo hago en la distancia...y las galletas? por supuesto que me he leído la receta también, jeje, pero creo que a todos nos ha podido más la historia. Un besote preciosa

    ResponderEliminar
  6. Hola Caty! cómo estás! pues de aquel momento recuerdo la frustración y después enfado por haberme saboteado el momento más especial y esperado en mi vida. Con Lucas, hablamos de antemano con la madre de Günter para hacerla saber nuestro deseo de estar solos en los días previos y en el nacimiento del peque... de todo se aprende.

    Lo bueno, es que con los años ha quedado una anécdota graciosa que contar :-) un besazo guapa

    ResponderEliminar
  7. May parecía que estaba viendo una película de Almodovar, je, je. Lo más importante es quedarte con lo bueno del momento, y lo bueno de ese momento es tu chicarrón. Felicidades a los dos!!! Todo, todo merece la pena si el final están ellos... un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conchi!jajajaja! bastante surrealista sí :-D un besazo

      Eliminar
  8. Me has hecho agobiarme un poco con esa suegra tan pesada y absorvente.....y le llamabas mamá eh?..que buena eres, yo no puedo....jeje....No había leído este post, ando como una loca y no me dan los días....FELICIDADES A TU PRECIOSO NIÑO.
    Besos
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te inventes Pichona que ni la llamaba mamá ni lo haré ahora a toro pasado. Calla que se me ponen los pelos de punta. Donde digo mamá es a mi mami que por eso está el dicho de Madre solo hay una :-P

      Besos

      Eliminar