Trufas speculatius con crocante

Nuestro querido gobierno español ha tenido a bien hacer una reforma del código civil donde establece la obligatoriedad a la hora de casarse de un "dictamen médico sobre la aptitud para prestar el consentimiento de aquellos contrayentes que estuvieren afectados por deficiencias mentales, intelectuales o sensoriales". Reforma desagradable donde las haya además de anticonstitucional -y es que me pregunto donde queda eso de que todos somos iguales ante el estado-  y más concretamente si aludimos a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que establece textualmente que "las personas con discapacidad tienen derecho en todas partes al reconocimiento de su personalidad jurídica y capacidad jurídica en igualdad de condiciones con las demás, en todos los aspectos de la vida".

Así que yo, en mi ignorancia que de letrada no tengo ni un pelo, me pregunto cómo es posible que un gobierno que solo representa a la mitad más uno de los que el día de las elecciones fueron a votar pueda revocar las leyes y derechos fundamentales de todas las personas. ¡Cómo lo llevamos consintiendo tanto tiempo! y saco más punta todavía ¡cómo es posible que con la mitad más uno de los que votan en el congreso se pueda hacer tanto daño a la sociedad entera!
Vivo en un país donde reformar leyes requiere del apoyo de las 3/4 partes del congreso de la nación. O la mayoría  está de acuerdo o a hacer puñetas las estupideces. Como te lo cuento, o se implica a todos los pulpos o se manda el scatergory a hacer puñetas. Y algo precioso, una minoría puede proponer leyes y buscar apoyos para sacarlas adelante. Así por ejemplo, los verdes aquí han conseguido muchas mejoras medioambientales. Es decir, que las minorías también deben representar a la sociedad. Eso de el que pierde que se joda no debería caber en una democracia sólida. Eso suena a república bananera. Todo el mundo tiene derecho a ser representado y participar políticamente. 

Sobra decir que con la que está cayendo, con la de rotos y averías que tiene nuestra querida España, me es indignante que existan imbéciles que se dediquen solo a recortar presupuestos sociales y derechos fundamentales. Que Stalin hiciera esto, ok, al que protestaba lo desterraban a Siberia pero ¡me cachis en todo, españoles! que a estos tontos del haba les estamos consintiendo nosotros. Que nada de indignación ni de impotencia. Que deberíamos pedir a gritos la reforma de la constitución. Esa sí que clama por garantizar los derechos fundamentales de su pueblo y sobre todo, deberíamos quitar poder a los partidos mayoritarios y aquí no hay quién me quite razón si propongo que estos sí que deberían gobernar con certamen médico bajo el brazo. Para casarse, no, pero para gobernar cualquier retrasado vale. Manda pelotas.

Y volviendo a esa ley, mucho ojito. Que no solo deja sin casamiento a los sordos y ciegos, sino que cualquier zote analfabeto se queda sin bodorrio. ¡Acabáramos! al que no saque buenas notas, ¿se le mete en el grupo de discapacitados intelectuales? Oiga señor doctor, que me haga un informe que la niña se me quiere casar pero es que es tonta perdía y la han dicho en el registro que no, que asín de boba como que no me la casan. Y el doctor responde: señá mía, o usted me hace la solicitud con un informe de su propia capacidad intelectual o me niego a reconocerle a la moza. Buenos días.

¿Soy yo o todo esto suena a disparate?
Puestos a disparatar, si yo fuera el de la barba blanca y los renos, repartiría más ho-ho-ho por los despachos oficiales dejando sin dulces y turrón al lumbreras artífice de tanto absurdo. Y desde luego, casaba a todo el que le diere su Santa real gana. Con el Klaus de padrino y todo. Ea, feliz navidad y prospero año nuevo para la gente de bien. Al resto ¡ni una trufa! que se busquen la vida y espabilen.



Ingredientes:
  • 150gr. galletas speculoos o galletas especiadas
  • 75gr. queso mascarpone
  • 50gr. pasta de mazapán o figuritas 
  • 3/4 chupito de licor (baileys, licor de avellanas, etc.)

Para la cobertura:
  • 75gr. chocolate de cobertura 
  • 2 cdas. de nata
  • Crocante de almendra (lo compro listo)


Preparación:
  1. Hacer una masa con todos los ingredientes juntos. Si no tienes procesadora de alimentos con la minipimer queda también bien. Deja reposar la masa un par de horas en el frigorífico.
  2. Derretir el chocolate con la nata al baño maría o en el microondas. Dar formas a las trufas y rebozarlas en la cobertura de chocolate primero y luego en el crocante. Enfriar las trufas en el frigo.

3 comentarios. ¿te animas?:

Elena dijo...

Es que aquí, con el bipartidísmo hemos topado! Deben tener mucho que taparse el uno al otro y así seguimos, y la gente de miedo porque cada vez vamos a peor. Lo de que estamos en una democracia, será por no llamarlo comunismo encubierto. Que lo de cambiar de nombre a las cosas se da muy bien por estos lares. Enfín, como para que gane un partido verde, si tan siquiera PODEMOS quitarnos a los castosos. Esas trufas no me las pierdo, a ver si me quitan el gripazo que tengo, a estas horas y ya ves, sin poder dormir por la tos y los sudores. Feliz Noche Buena y Navidad.

Liliana Fuchs dijo...

Uf, como no me da la vida y además me termino amargando más, estoy algo desconectada de la actualidad política y no me había enterado, joer :(. Es que es indignante, y siguen recortando derechos y venga, sin parar, que para eso tienen ¿mayoría? Menudo panorama nos espera por delante...
Yo me uno a tu deseo o que se atraganten con un polvorón rancio y al menos se den un buen susto de esos que te hacen ver la vida por delante de tus ojos.

Yo me quedo con tus trufas! Qué ricas por favor, son adictivas!

decocinasytacones dijo...

¡FELIZ NAVIDAD!, primero. Segundo, las bolitas fantásticas...y tercero.....la ley esta...¡no me he enterado!...si es como dices....muy fuerte...madre mía....too much para mi lunes por la mañana que estoy medio out....¡muerta!.
Marialuisa