Brandada de bacalao

Estaba yo dándome una vuelta por mi disco duro cuando me encontré con esta brandada, una de tantas recetas donde sus fotos se quedaron apresadas en mi ordenador. Se me había olvidado que la tenía, igual que una mermelada fantástica, una carne guisada, un pastel de manzanas y varios panes. Pero esto es lo de menos porque lo bueno de un blog es que siempre puedes servir en diferido aunque del plato en cuestión ya no queden ni las migas.

A veces, lo más complicado es descifrar entre mis notas cuales fueron las cantidades que usé  y no se trata de no reconocer mi propia letra algo que sería muy de esperar teniendo en cuenta que las tomo a la carrera, con las manos en la masa  y cámara al cuello. Tal es el cuadro de mí misma, que no suelo molestarme en escribir el ingrediente en cuestión sino que opto por desglosar una serie de gramos o mililitros, o tazas o cucharadas y luego, con paciencia y estrujando mis pobres neuronas, descifro de qué eran esos 50gr o aquellas dos cucharadas.
El truco no es malo siempre que no se te acumulen muchas notas ni pasen muchos meses echando gramillos al sol. De hecho, esta brandada nació y se consumió la primavera pasada. Recuerdo que tras la semana santa, la red se quedó invadida literalmente de bacalao, y eso de las recetas por calendario me produce una fatiga infinita. Y más en la injusticia que se le hace al pobre bacalao porque lo siento mucho pero la comida no es religión y hay que comer equilibradamente según nos dictan los doctores y no los curas. A estas alturas de vida ya deberíamos de haber espabilado pero seguimos suspendiendo muchas veces en sentido común... y ya sé lo que estás pensando, que es tradición. No, no muerdo ese anzuelo. La comida tradicional no obedece al calendario litúrgico sino a la temporada de cada alimento y en el caso del bacalao en salmuera o congelado, la etiqueta de temporada se la pasa por el forro. Es injusto, comer cosas solo una vez al año porque la tradición es así de talibán. Las torrijas, me cachis! qué injusticia más grande! el roscón de reyes, la mona de pascua... y suma y sigue, infinidad de delicias vetadas por la tradición.
Y los blogs, que en lugar de estar para revolucionar el patio estamos más para dar a cada hambriento su mendrugo, pues pasamos por el aro y hacemos campañas de recetas por festividades. Pero tanta ansia nos entra, que he visto roscones de reyes publicados en octubre para que el ego de autor se alimente pensado que fue "el primero" y que el resto de roscones fletados con posterioridad lo fueron con ánimo de copiar el suyo . Y cosas peores que no te voy a contar no vayamos a romper el mito de los bloggers guisanderos que estamos para compartir, inspirar y salvar los jugos gástricos de la humanidad...
Así que no me lo he pensado dos veces y arremeto con mi bacalao fuera de contexto, en el día más duro de la cuesta de enero, receta tardía para celebraciones navideñas, sin sentido en carnaval y con la cuaresma a años luz... decía, que arremeto con esta receta solo con el ánimo de invitar al personal a disfrutar de la vida, que por cierto sin comida rica de poco vale y con comida de escaparate menos todavía. Las cosas buenas de la vida se comparten tête à tête, mandíbula con mandíbula y las tripillas felices y amistosas harán el resto.

Esta brandada vale para un roto y un descosido. Ideal para tapear en casa con amigos, para darle importancia a una cena de picoteo o para nutrir una buena sopa ahora que los fríos arrecian a lo bestia. Aquí llevamos varios días entre -10º y -15º. No digo más. En cuanto a las cantidades, no temas que hayan pasado tantos meses porque tuve a bien, dejarlas escritas y bien monas en la foto de la preparación. ¡Qué ironía! me sentí creativa y le puse el sello de recién blogueado... ¡me parto! guárdame el secreto :-P

En la foto: brandada con sopa de ajo ( ver la receta aquí )


Ingredientes:

  • 300gr. de bacalao (si es seco desalado previamente)
  • 2-4 dientes de ajo sin pelar
  • 100ml. de aceite de oliva de calidad
  • 50ml.  de leche
  • 1 patata cocida

Preparación:
  1. En un cazo, pochamos los ajos brevemente (a fuego lento-medio) . Los reservamos. Hacemos lo mismo con el bacalao (con piel para que suelte la gelatina en el aceite). Le quitamos la piel y lo reservamos.
  2. Trituramos con la minipimer el bacalao, los ajos pelados y la leche. Si el pescado es fresco necesitará un poco de sal. Vamos añadiendo poco a poco el aceite que nos sobró del pochado.
  3. Finalmente, le añadimos la patata cocida bien triturada. Lo ligamos con la ayuda de una espátula y si hiciera falta, con la trituradora. Tiene que quedar una crema espesa y bien ligada.

19 comentarios. ¿te animas?:

  1. Hola Maite, hace tiempo que veo tu blog con sus divertidas entradas y buenas recetas y ya es hora de que te felicite por ello. Este espacio nos permite más de una cosa, la mejor aprender a cocinar, pero también conocer gente con chispa como tú, aunque sea de forma virtual. De momento me llevo tu brandada que me ha gustado tela y tu buen humor que también alimenta.
    Un beso. Con sabor a huerto blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola! qué ilusión. No sé si fue ayer o antesdeayer que pasé por tu huerto. Llegué desde uno de mis blog amigos y me encataron tus peras al vino. Me iba a haber detenido a saludarte pero algo pasó: alguien llamó o vino el cartero o mi costillo me reclamó algo que últimamente hace mucho... el caso es que luego cerré el ordenador sin más y me dije "ya pasaré en un rato más tranquilo"

      Así que imagina que bien me sabe tu visita que me la tomo como un tirón de orejas a lo no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy :-)

      Un besazo!

      Eliminar
  2. ¡Oh, que bueno! Pues creo que no voy a tardar en probarla porque tengo todos los ingredientes en casa, y con este tiempo que hace estos platos de cuchara entran muy bien. Además en mi casa el bacalao se come todo el año ;-)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marhya, qué tal guapa! pues ya verás que rico :-D un besazo

      Eliminar
  3. A mi tambièn me ha pasado, tengo la manìa de apuntar las recetas en papelillos, en castellano/catalán/inglés....jaja...o sustituir cantidades o ingedientes....bueno una locura....lo mejor encima es cuando las pierdo....veo mi hermosa foto...¡sin receta! jaja... me apunto la brandada que nunca la he probado... He leido tus comentarios y me han encantado....acertaste y me sacaste una sonrisa....me consuela ver que no soy la ùnica que a veces duda de lo que hace...jeje.. tenemos miles de cosa en la cabeza... Un besazo guapetona....y besos a tus chicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahhh! siii, más de una receta se ha quedado sin subir al escenario por falta de gramos :-D y es que a veces vamos más para allá que para acá.. o al revés:-D pero lo importante es estar, y si es necesario se re-andan los pasos dados y de paso nos saludamos y se nos escapan las sonrisas... bueno, no suena mal :-)

      Un besazo

      Eliminar
  4. mmm me encanta la brandada de bacalao!!!!
    Te ha quedado riquísima!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fani! a mí también y qué socorrida es. Me pasa como con el ajoblanco, que siempre que tengo un bote en la nevera lo disfruto a rabiar echándoselo a casi todo :-) Un besazo

      Eliminar
  5. Hola Mai, vaya maravilla de receta, que sepas que la brandada solo la utilizo para rellenar piquillos, nunca la puse para tapear, no se porque pero el caso es que nos encanta. El bacalao en mi tierra y en mi casa es un plato muy tradicional. En casa lo hacemos a menudo a la gallega, lo malo es el precio que tiene últimamente, a lo mejor ahí no es tan caro pero aquí se sube a la parra y mucho.
    Recuerdo que siempre preguntaba a mi abuela de niña porque en semana santa se comía pescado y no podíamos comer carne, ella me explicaba, que nosotros como no teníamos dinero para darle al cura no podíamos comer carne, y los que lo tenían y le pagaban una cantidad que el marcaba esos podían comerla sin cometer ningún pecado. Nunca de niña entendí aquello, hoy me da la risa. Mira que eran bobalicones, pero que más da que pagasen que no pagasen. Estos de la falda larga cuanto se aprovecharon de la gente, y luego dicen que ellos ayudan a los pobres, anda que le den a estos mentirosos y tramposos jaja....Bess

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también mi querida Esther! qué ricos los pimientos rellenos! pues eso creo que era la dispensa, donde los ricos pagaban para que no se les acumularan pecados. Por eso, contra más díscola, mala y cruel era la gente, si tenían dinero se compraban el cielo a golpe de dispensa. O eso creían porque desde luego, la avaricia del clero ha hecho un daño tremendo a lo largo de la historia del cristianismo.

      También es verdad, que en el franquismo mi madre y mi abuela siempre decían que era muy importante aparentar, porque como te pillaran en algún renuncio, la mala gente te podía colgar el san Benito de ateo y te destrozaban la vida para siempre.

      Un besazo

      Eliminar
    2. Por cierto, aquí el pescado todo carísimo pero venden unos lomos de bacalao congelado en el Lidl que son realmente fantásticos y a buen precio dentro de las circunstancias así que le compro a menudo. Tengo que probarlo a la gallega ¿Lo tienes publicado? luego me paso a ver y si no te escribo y me cuentas como hacerlo.

      Otro besazo

      Eliminar
  6. Que rica¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ y lo socorrida que es, en casa todo lo que lleve bacalao nos encanta, te ha quedado estupenda, y tus fotos son estupendas, estas graciosa con el bigote, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Verdad que sí, Adita? que versátil y cuantas formas ricas hay de degustarla :-) un besazo

      Eliminar
  7. ¡Qué verdad mas grande!, pienso igual que tu y nunca lo hubiera explicado mejor porque a escribir no te gana nadie.....
    Yo desde luego ni publico roscones, ni torrijas ni nada que se le parezca cuando manda la tradición porque lo como todo el año....y el bacalao...hoy mismo que estoy sola me he comprado un lomito, que con cebolleta pochada me vuelve loca...porque el bacalao es uno de mis pescados favoritos para siempre jamás....y de cualquier forma...y yo también hago una brandada y la he visto recientemente, y la tengo que publicar...y desde luego no voy a esperar hasta después de semana santa, jeje....paso de esas cosas...me encanta este plato...es delicioso....Un besazo pichona...
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, de cualquier forma. Y esta semana quiero hacerlo al estilo gallego de nuestra guapísima Esther, ya le he tirado el anzuelo en Facebook para enterarnos bien del secreto que en mi casa se hacía y aunque se le llamaba a la gallega a mi me sonaba más al ajo arriero :-)

      Hay que darle al bacalao todo el año e ignorarlo en cuaresma que es cuando se pone de precio imposible. un besazo

      Eliminar
  8. Que rico Maite!! Que pintaza tiene, y que bueno está el bacalao en todas sus versiones! Genial ideal para dippear! Besitos desde Noly's Sweet Box

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa! muchas gracias :-) y un gusto tenerte por aquí. Un besazo

      Eliminar
  9. Qué rica qué está la brandada, también es verdad que en casa nos encanta el bacalao. Te ha quedado con una textura estupenda. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias:-) un besazo y gracias por tu visita!

      Eliminar